Un viaje de Sevilla a Oriente

Muy colorido y sorprendente, la nueva colección de los sevillanos Victorio & Lucchino que ayer presentaron en la Mercedes Benz Fashion Week Madrid toma su inspiración de Oriente. Lo oriental mezclado con el toque andaluz que los caracteriza. Y es que la pareja de diseñadores ya anunciaron en su día que querían abrirse mercado en Asia, y qué mejor manera de hacerlo que brindarles una línea, llamada Qipao, la que proponen para la próxima primavera-verano 2013.

El color, los contrastes y las omnipresentes flores dominan unas propuestas atrevidas y diferentes a lo que suelen ofrecer los andaluces.

Los estampados de flores, como ya mostró previamente Roberto Verino pero en el caso de V&L orientales, han destacado por encima de tonalidades como el amarillo, anaranjado, beige, rosa, azul índigo, verde agua, morado, gris topo y metalizados... Muchos tonos ácidos y mezcolanza de tonalidades al poder. Todo ello en un mix de texturas de algodón, tanto perforado como estampado (lunares y flores), gasa de seda, tanto lisa como estampada, raso, crepe de chine, pallet y guipur.

Victorio & Lucchino quieren vestir a una mujer colorista y optimista, muy femenina con patrones más anchos de lo que se ha visto en Verino y con muchas faldas y pantalón cortos, pero sin serlo excesivamente: justo por encima de la rodilla o por debajo.

La esencia pura de Sevilla, donde sientan sus raíces V&L, se ha visto con un vestido largo con volantes en la parte inferior y la parte de arriba con forma de camisa de mangas cortas y cuello mao. Una mezcla de andaluz y oriental con la que se resume la propuesta de la firma.

"Son diseños que van dirigidos al mundo, nosotros vendemos ilusión", comentaron estos creadores poco antes de la cita con Cibeles. Y es que para José Víctor Rodríguez y José Luis Medina, la crisis no es un impedimento para seguir creando: "Acabamos de lanzar una línea de ropa interior y a lo largo de septiembre inauguramos en Madrid la tienda de hombre y lanzamos un perfume femenino".

Bajo el piar de los pájaros tropicales y el suave goteo del agua, la pareja de diseñadores andaluces no pudo elegir ayer una puesta en escena más relajante, logrando trasladar al público a las selvas tropicales del Lejano Oriente. De repente, una explosión de color y flores estampadas en los tejidos más delicados comenzó a inundar la pasarela del segundo desfile de la mañana en la Fashion Week madrileña.

El viaje imaginario de Sevilla a Oriente se hace realidad a través de pantalones capri, faldas y vestidos con amplitud de vuelo tejidos a base del crochet más espectacular, transparencias con lunares o el raso más delicado que se colorean también de tonos flúor. La inspiración oriental cobra su máximo exponente en los quimonos y las batas cruzadas.

Además de reinventarse con las prendas de vestir, Victorio & Lucchino han creado una maravillosa gama de complementos basándose en unas llamativas sandalias multicolores con plataformas de madera y mini bolsos cuadrados con cadenas .

Para cerrar el desfile, los andaluces quisieron proponer la elegancia sofisticada para la noche a través de lentejuelas doradas en vestidos largos. Pero, como siempre suelen hacer en sus desfiles, al público de Cibeles aún le tenían reservada una sorpresa final, su vestido estrellas, el más espectacular y en el que se resume su propuesta. En el caso de esta nueva colección, Qipaco, fue una bata de cola a base de paillettes en color chocolate (foto grande de la izquierda).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios