El tramo de la A-7 permanecerá cerrado al tráfico al menos tres meses

  • El PSOE almeriense asegura que la carretera afectada por el desprendimiento de una ladera entre Albuñol y Adra permanecerá vedada al tráfico hasta que se "tenga confianza en la seguridad de la vía"

El corte del tráfico en la Autovía del Mediterráneo (A-7), en el tramo Albuñol-Adra, debido a un desprendimiento de tierra que ha afectado al estribo y a parte de un pilar del viaducto de La Alcazaba, permanecerá cerrado al tráfico "al menos tres meses", como anunció ayer el secretario de comunicación de la Ejecutiva del PSOE en Almería, Joaquín Jiménez, tras la reunión de coordinación del partido.

Jiménez aseguró que el subdelegado del Gobierno en Almería, Miguel Corpas, estuvo todo el fin de semana en contacto permanente con la empresa que ejecutó las obras para solucionar lo antes posible el problema. Según indicó, "ahora lo que más preocupa es que no se han tomado las medidas de seguridad necesarias. Hasta que no se haya subsanado la incidencia y se tenga confianza en la seguridad de la vía para el tránsito estará cerrada".

Además de garantizar la seguridad de los conductores, el cierre de este tramo servirá para que los aproximadamente treinta operarios de Ferrovial, empresa ejecutora de las obras, activados ante esta situación, efectúen un diagnóstico sobre el origen del desprendimiento, antes de iniciar los trabajos de reparación de la vía, según señalaron desde la Subdelegación del Gobierno de Almería. Por otro lado, también aseguraron que aunque los operarios de Ferrovial permanecen en la provincia vecina desde el incidente, aún no se ha cuantificado la cantidad de tierra deslizada de la ladera en la que se apoya el primer tramo del viaducto.

Hasta que culmine la investigación emprendida para determinar lo ocurrido, así como para reparar el tramo, el tráfico ha sido desviado por la carretera N-340 desde Granada hasta Pozuelo, en Almería. La decisión se hizo efectiva a primera hora de la tarde del viernes. La historia de este tramo de autovía ha sido tortuosa desde su puesta en funcionamiento.

El 26 de diciembre de 2007, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, inauguró los 10,5 kilómetros de firme de hormigón armado que se empezaron a construir en 2002. Desde entonces, han sido varias las incidencias que han enturbiado la infraestructura.

La primera fue un corte de carril por un desprendimiento de tierra, en teoría originado por las lluvias. Poco después, el Ministerio de Fomento realizó una inversión adicional de casi 500.000 euros para reforzar los taludes en la parte almeriense de la autovía y el arreglo de un desmonte con la instalación de una valla protectora. Esta situación de corte provisional hizo que la vía funcionase durante diez meses, en el tramo Albuñol-Adra, como carretera convencional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios