Granada

La 'A-92 ferroviaria' resucita en la lista de reclamaciones al Gobierno

  • La Junta plantea que el Gobierno concluya las obras paralizadas desde hace una década y que acortarían el viaje entre Granada y Sevilla

Plataforma abandonada del Eje Ferroviario Transversal a su paso por la localidad de Osuna. Plataforma abandonada del Eje Ferroviario Transversal a su paso por la localidad de Osuna.

Plataforma abandonada del Eje Ferroviario Transversal a su paso por la localidad de Osuna. / victoria hidalgo

Comentarios 11

El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, pedirá al Ministerio de Fomento que impulse la 'A-92 ferroviaria', que comenzó la Junta hace casi una década y a la que destinó una inversión de 270 millones para la plataforma entre Marchena y Antequera, pero se quedó paralizada. En la clausura de las V Jornadas de Infraestructuras organizadas por la Cadena SER Andalucía, el consejero manifestó que ese proyecto, que la Junta paralizó por la crisis, "debe asumirlo" el Ministerio con la inversión de la administración andaluza como un "anticipo y entrega a cuenta de un eje que tiene que construir el Estado porque es de su competencia y así lo define la UE en la Red Transeuropea". Así lo planteará López en la próxima reunión que espera mantener con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para abordar las inversiones de los presupuestos estatales de 2018 en Andalucía. Granada se beneficiaría de este proyecto reduciendo los tiempos de viaje a Sevilla, ya que cuando llegue la reconexión ferroviaria, el AVE a la capital hispalense tendrá que pasar por Córdoba aunque los tiempos se acortarán cuando se ponga en funcionamiento el baipás de Antequera. De momento sería la única conexión con Sevilla garantizada a la espera de que Renfe concrete qué líneas convencionales volverá a poner en funcionamiento cuando se inaugure la línea de alta velocidad.

Aunque la red ferroviaria es de competencia estatal, la Junta asumió en 2004 la construcción de la conexión por Alta velocidad entre Sevilla y Antequera, como parte del eje ferroviario transversal andaluz, para cumplir la asignatura pendiente de conectar las capitales andaluzas por tren en el menor tiempo posible. De los 1.300 millones previstos para esta obra para la construcción de 128 kilómetros, la Junta gastó 270 millones respaldado con un crédito del Banco Europeo de Inversiones, por 180 millones, reembolsado de manera anticipada en abril de 2014.

Según la Junta, lo invertido entre Marchena y Antequera cumple los requisitos de la UE para el desarrollo del Corredor Mediterráneo, tanto en trazado, como en características técnicas (ancho internacional que permite el tráfico de viajeros y mercancías, electrificación y sistema para la gestión del tráfico ferroviario). El consejero resaltó que "ninguna comunidad ha participado en el desarrollo de una infraestructura de alta velocidad y a ninguna comunidad se le exige que lo haga".

Por ello, volvió a exigir al Gobierno que ejecute las infraestructuras ferroviarias fijadas por la UE dentro de la Red Transeuropea del Transporte porque son "vitales para el desarrollo económico, la competitividad empresarial y el empleo en Andalucía". En este sentido, precisó que el Corredor Mediterráneo "no acaba en Almería, sino que sigue y tiene su ramal interior a través del eje transversal ferroviario entre Almería-Granada-Antequera-Sevilla y su continuidad con Córdoba y Linares-Baeza, además de la conexión de todo este trazado con el puerto de Algeciras desde Bobadilla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios