Absuelto un guardia civil jubilado de agredir a un policía local de Santa Fe

  • La jueza cree que el agente también pudo lesionarse cuando redujo al acusado

El incidente que protagonizaron en noviembre del año pasado un policía local de Santa Fe y un guardia civil jubilado vecino del municipio, Raúl M.F., ha acabado en absolución. La jueza de lo Penal 2, que enjuició el episodio hace unos días, no ha considerado probado que el acusado agrediese al agente en la Jefatura de la Policía Local de Santa Fe después de ser multado por conducir una moto sin casco.

Lo único que la magistrada cree que sucedió es que hubo un "altercado" entre ambos como consecuencia de la actitud que tuvo el acusado al ser sancionado por la infracción de tráfico. Según consta en la sentencia, tras ser multado, Raúl decidió acudir a las dependencias de la Policía Local de Santa Fe a interponer una denuncia contra el agente que le había multado, "sin que haya quedado probado que las lesiones que sufrió este último fueran consecuencia de una agresión fruto de un acometimiento por parte del acusado o se las causara fortuitamente el propio agente al llevar a cabo la detención".

La jueza resalta en la resolución, que puede ser recurrida ante la Audiencia de Granada, que las versiones de denunciado y denunciante son "contradictorias", por lo que "procede la absolución del acusado, pues en definitiva la única prueba que le incrimina es el testimonio del agente (...) y de dicha declaración no pueden predicarse los requisitos precisos para desvirtuar la presunción de inocencia".

Es más, la magistrada subraya que el parte de sanidad que existe del agente "alude a unas lesiones que bien pudieron producirse al intentar reducir al acusado en el momento de la detención y no por acometimiento de este último". Junto a ello, pone de relieve que entre el policía y Raúl existen "malas relaciones", una circunstancia "que priva de eficacia probatoria a la declaración de aquél".

También la jueza ha tenido muy en cuenta los testimonios de dos testigos propuestos por la defensa de Raúl, que ha ejercido el letrado Domingo M. Domingo. Se trata de un hombre que dijo haber visto desde su casa cómo los agentes entraban en el domicilio de Raúl y éste les instaba a que salieran de su propiedad, y de una joven que estaba frente a la comisaría y vio llegar al acusado en su moto "sin apreciar en él alteración y violencia alguna". Ambas testificales "vienen a poner en entredicho la versión de los agentes", indica.

El agente de la Policía Local sostuvo en el juicio que Raúl M.F. le había dado un cabezazo y, acto seguido, un golpe con el casco en el pecho, una supuesta agresión que negó el acusado, que se enfrentaba a un año de cárcel por atentado y al pago de una multa de 180 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios