Adiós al proyecto de la villa olímpica

  • Universidad y Ayuntamiento están dispuestos a renunciar a esta iniciativa para primar las instalaciones deportivas · Creen que la ciudad cuenta con las suficientes plazas hoteleras para acoger a los deportistas

Comentarios 3

15.000

El rector de la Universidad de Granada, Francisco González Lodeiro, puso ayer a las instituciones a pensar. Lo hizo con una frase que a todos les ha pasado por la mente pero que hasta ahora nadie se había atrevido a plantear. "El proyecto de la villa olímpica que contempla la Universiada está prácticamente descartado". Y argumentó su afirmación en la falta de inversiones necesarias para desarrollar un proyecto de este tipo que, ciertamente, sobre el papel es una idea que reluce pero que a la hora de ponerla en práctica tiene sus sombras.

La decisión, sobre la que se habló el pasado jueves en una reunión celebrada en Madrid con el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, todavía no está tomada, pero ninguna de las instituciones vería con malos ojos que finalmente se optara por ella viendo que la posibilidad de que la crisis impida desarrollar la villa olímpica es cada vez más firme.

La concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Granada, Isabel Nieto, reconoció ayer que este tipo de equipamiento no es prioritario para la ciudad, y que si hay algo que le preocupa al equipo de gobierno es la ejecución de las instalaciones deportivas, en su caso el palacio de hielo, para el que debe buscar una financiación de cuatro millones después de que el Ministerio haya aportado los dos millones que le corresponden.

El argumento para apoyar esta decisión es bien sencillo: sin unas buenas instalaciones deportivas no sería posible celebrar la Universiada. Sin embargo, si no hay pisos para los atletas, éstos se pueden alojar en las más de 15.000 plazas hoteleras que ofrece Granada capital.

"El escenario ha cambiado considerablemente respecto a la primera Universiada que se celebró en Jaca en el año 81; entonces el Ministerio invirtió 25 millones, nosotros vamos a recibir dos", reflexionaba la responsable de Urbanismo del Ayuntamiento, quien vislumbra otro problema. Los constructores privados deberán poner las viviendas de la villa durante 15 días a diposición de los universitarios. Esto significa que habría que amueblar y equipar las 500 viviendas previstas inicialmente, para luego desechar todo este mobiliario y entregar las casas a sus nuevos dueños.

"Cuando llegue el momento tomaremos la decisión, pero siempre he defendido que es mucho más barato alojar a los estudiantes en los estupendos hoteles que hay en la ciudad, que amueblarles todas las viviendas para 15 días y luego desechar toda esa inversión", apuntó Nieto. Además del razonamiento económico hay otra reflexión más: la ciudad no necesita en estos momentos un parque de viviendas de estas características, así que si finalmente esta decisión se lleva a cabo, sería la menos preocupante de todas de cara a garantizar la celebración de la Universiada en el horizonte de 2015.

Eso sí, todo parece indicar que la ciudad tendrá que despedirse de aquella vieja esperanza en que la celebración de la Universiada supusiera un tornado urbanístico para Granada, tal y como ha ocurrido en la ciudad turca de Erzurum, donde se ha celebrado este año la Universiada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios