Agrede y amenaza a su pareja en presencia de sus tres hijos menores

  • El individuo, de 34 años y reicidente por malos tratos, ya ha sido detenido

  • Este nuevo episodio se produjo la mañana de ayer en Armilla

Hace menos de un mes, una joven de 18 años de Pulianas tuvo que recibir asistencia médica junto a su pareja tras ser agredida con un cuchillo por su ex novio. Todo ocurrió de madrugada, cuando el agresor, de 19 años, propició varios cortes a las víctimas en plena calle. Hasta el momento, este había sido el último caso de violencia de género conocido en la provincia hasta ayer. La Policía Local de Armilla ha detenido a un hombre de 34 años por agredir y amenazar a su pareja delante de sus hijos.

Era entorno a las 9:45 horas de ayer cuando el 016 -teléfono habilitado para las víctimas de violencia de género- recibió una llamada en la que se alertaba de un supuesto caso de violencia machista en Armilla. De forma rápida, el Servicio de atención a víctimas de malos tratos por violencia de género dio aviso a la Policía Local de Armilla y al servicio de Emergencias 112 para informar sobre lo ocurrido.

Los agentes se personaron en el lugar de los hechos, donde encontraron a la víctima junto a sus tres hijos menores de edad en la puerta de su casa, que permanecía cerrada desde dentro. Ante ello, la Policía Local comprobó que el agresor se encontraba encerrado en el interior de la vivienda.

La víctima relató que había sudo agredida de forma física y amenazada por su pareja, por lo que accedió a visitar el centro de salud del municipio para ser explorada por efectivos médicos y tras ello poner una denuncia al respecto. Fue cuando el agresor abrió la puerta de la vivienda, cuando los agentes consiguieron detenerlo.

Tras ser llevado a dependencias policiales, la Policía comprobó que este vecino de Armilla, de 34 años que responde a las iniciales R. G. B., ya tenía antecedentes por malos tratos.

Durante el primer semestre de este año, ha sido denunciados un total de 2.060 episodios de violencia de género en la provincia de Granada, lo que se traduce en un 3,7% más de denuncias que el pasado 2016 en el que se registraron un total de 1.982.

Con este caso vuelve a reabrirse el debate que se cierne en cuanto a que los hijos de víctimas de violencia de género, también deben considerarse víctimas de esta lacra, ya que según han demostrado varios estudios, los menores que son testigos de este comportamiento en sus padres pueden desarrollar este comportamiento o mostrar secuelas a consecuencia de ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios