Alemania exculpa al pepino español tras provocar el cierre de fronteras

  • Las autoridades de Hamburgo admiten que el producto no es el causante del brote mortal de 'E.coli' · Los expertos germanos siguen recomendando no consumir tomates, pepinos y lechugas en el norte del país

Alemania exculpó ayer a los pepinos españoles del brote de la variante letal de la bacteria E.coli una semana después de que les señalara directamente como los causantes de una infección masiva, lo que ha derivado en una cadena de graves perjuicios para la agricultura en España.

La responsable de Sanidad de la ciudad-estado de Hamburgo, Cornelia Prüfer-Storks, que fue la que culpó inicialmente a los pepinos procedentes de Andalucía, dijo ayer que esas hortalizas no son la fuente del brote infeccioso que, según las autoridades alemanas, ha matado ya a 15 personas, aunque la Comisión Europea reduce el número de muertos confirmados por el brote a sólo tres.

Fuentes de la oficina de Prüfer-Storks aseguraron que el estudio comparativo en el laboratorio ha evidenciado que la agresiva y resistente variante de esta bacteria descubierta en las heces de los afectados, la O104, no coincide con la detectada en las partidas de pepinos españoles procedentes mercado central de Hamburgo.

"En dos de los cuatro análisis realizados no se han encontrado coincidencias con la variante O104 que fue aislada en las pruebas de heces de los pacientes", indicó la responsable de Sanidad de Hamburgo, epicentro de la infección. Pero para no rectificar del todo, Prüfer-Storks consideró correcta su denuncia de la semana pasada con el argumento de que los productos españoles presentaban otros patógenos de riesgo, al tiempo que subrayó que se sigue sin identificar la fuente del brote, como había dicho anteriormente el ministro federal de Sanidad, Daniel Bahr.

Mientras el Instituto de Higiene de Hamburgo mantiene sus pruebas aleatorias a verduras y hortalizas frescas, el Instituto Robert Koch siguió advirtiendo que no se deben consumir tomates, pepinos y lechugas crudos, lo que sigue ocasionando graves pérdidas económicas al sector agrícola español.

Según el cálculo de la Federación de productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex) las pérdidas para los agricultores españoles son 200 millones de euros semanales, después de que se produjeran paralizaciones de pedidos en varios países, entre ellos Dinamarca, Austria, Bélgica, el Reino Unido y Rusia. UPA estima que los daños se valoran en 135 millones de euros tan sólo en el pepino andaluz, y sólo en Almería Asaja los fija en doce millones diarios para la provincia en todos los productos.

El comité de expertos de Salud Alimentaria de la UE debe decidir si se justifica el bloqueo de varios países europeos a las hortalizas españolas. Un portavoz del Ejecutivo comunitario, Oliver Drewes, explicó que un país no puede cerrar sus puertas a mercancías de otro socio comunitario si no es "porque se justifica la cláusula de excepción del peligro para la salud pública".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios