La Alhambra, obligada a proteger a sus trabajadores del frío, el calor o la lluvia

  • El TSJA ordena adoptar medidas para la plantilla que controla accesos y grupos a la intemperie

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha ordenado al Patronato público que gestiona la Alhambra, a adoptar medidas protectoras para su plantilla, según informó ayer la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF). El alto tribunal ha dado la razón de esta forma a los servicios jurídicos de la central sindical, que ha logrado la primera sentencia firme para reconocer el derecho de los trabajadores a desarrollar su trabajo en condiciones óptimas de seguridad y salud.

Tanto la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social 6 de Granada como el fallo del TSJA reconocen las denuncias interpuestas por CSIF "de forma íntegra" para mejorar las condiciones laborales del personal especializado en la custodia e información de monumentos que desarrollan su trabajo en el recinto nazarí, dependiente de la Junta, un total de 16 trabajadores.

La reivindicación se inició en 2014, cuando la Inspección de Trabajo, a instancias de una denuncia presentada por CSIF, solicitó al Patronato que tomara medidas correctoras para eliminar o reducir al mínimo los riesgos para los trabajadores en los puestos de acceso individuales y de grupo. La prestación de esos servicios se desarrollaba bajo unas condiciones pésimas que infringían la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el RD 486/1997, con medidas preventivas insuficientes como la ubicación de sombrillas en las zonas de acceso y control de visitantes.

La responsable del Sector de Administración General de la Junta de Andalucía de CSIF, María Teresa Merlo, mostró ayer su satisfacción ante una sentencia pionera que definitivamente ampara a la plantilla, que podrá desarrollar su labor de control, seguridad y protección del monumento en unas condiciones dignas. Todo ello, añadió, sin tener que soportar situaciones de frío, calor, heladas, humedad, corrientes de aire o lluvia así como ruidos y malos olores en determinados puntos.

Según el sindicato, la sentencia "pone fin" al argumento dado por la dirección que ve "difícil conjugar" la protección del monumento, que registra unas 8.000 visitas al día, con la protección a la salud de los trabajadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios