Medio Ambiente

Aparece muerto a tiros un quebrantahuesos en la Sierra de Castril

  • Se trata de una hembra liberada el año pasado llamada 'Segura' y que formaba parte de un programa de reproducción de la Junta de Andalucía

Comentarios 2

Técnicos de la Consejería de Medio Ambiente han localizado un ejemplar de quebrantahuesos ('Gypaetus barbatus') abatido por disparos de escopeta en el Parque Natural Sierra de Castril (Granada), el pasado día 25 de abril.

El hallazgo de este ejemplar, liberado en 2007 en el marco de las actuaciones previstas en el programa de reintroducción de la especie que lleva a cabo la Junta de Andalucía, se ha producido gracias a la tecnología de radioseguimiento vía satélite que se emplea en el programa, informó la Consejería de Medio Ambiente en una nota.

El quebrantahuesos, denominado 'Segura', portaba un radioemisor que activó la alarma de posible muerte el pasado día 25, tras lo cual el equipo de seguimiento que trabaja en la zona se desplazó inmediatamente al punto de Castril, donde lo encontraron muerto.

Los análisis realizados en el Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre (CAD), confirman que el animal falleció a causa de disparos de escopeta que afectaron a órganos vitales del ave.

Por su parte, lo agentes de Medio Ambiente de la provincia de Granada continúan investigando para poder conocer la identidad del autor material de este delito, tipificado como una infracción administrativa muy grave en la ley 8/2003 de Flora y Fauna --sancionable con una multa de entre 60.101,22 y 300.506,05 euros--, y como delito de atentado contra la fauna amenazaza en el Código Penal con penas de prisión de dos a cuatro años.

'Segura', una hembra de un año, nació en el centro de cría en cautividad de Guadalentín (Jaén) donde, en un tiempo récord, el programa de cría ha conseguido sacar adelante 15 ejemplares de esta especie considerada "en peligro crítico de extinción".

La noticia de su muerte es especialmente desafortunada, porque con ella se rompe la excepcional trayectoria del programa de reintroducción que había logrado devolver en 2006 la majestuosa silueta del quebrantahuesos a los cielos andaluces tras su extinción hace más de veinte años.

El programa cuenta con el apoyo de un proyecto 'Life' de la Unión Europea 'Acciones para reintroducir el quebrantahuesos en Andalucía' que, coordinado e impulsado por Gypaetus, la Federación de caza y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), colabora con la Consejería de Medio Ambiente en el éxito de esta iniciativa.

El programa para la reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía se desarrolla en paralelo al proyecto 'Life', impulsado por la Fundación Gypaetus y para el que cuenta con el apoyo como socios de la Junta de Andalucía, la Federación Andaluza de Caza y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos. NUEVAS SUELTAS EN MAYO.

El suceso no paraliza la continuidad del programa de reintroducción del quebrantahuesos. En el inicio del mes de mayo tendrá lugar una nueva suelta de tres ejemplares producto de la cría en cautividad de 2008.

Recientemente dos de los tres ejemplares seleccionados --los dos nacidos en Guadalentín-- se han sometido a los pertinentes reconocimientos veterinarios. A ambos se les ha pesado y extraído sangre que se enviará a los laboratorios del CSIC para determinar el sexo de los pollos, nacidos en febrero de la pareja compuesta por 'Cabús' y 'Corba'.

Uno de los pollos nacidos en el centro, preferentemente aquel que sea hembra, recibirá el nombre de 'Lézar' en honor a un puerto de los Campos de Hernán Pelea y se liberará previsiblemente junto a otros dos ejemplares procedentes de Lérida y Austria.

El Centro de Cría de Guadalentín, que gestiona la Fundación Gypaetus, alberga en la actualidad, además de los nacidos este año, a otros 18 ejemplares de quebrantahuesos, de los cuales 10 son machos y ocho hembras.

Desde el año 2001 han nacido en estas instalaciones alrededor de 15 pollos que se han destinado a reproducción en cautividad, a la suelta y al intercambio con otros países de Centroeuropa con los que hay establecidos convenios para su recuperación, con el objetivo de garantizar la variabilidad genética y la consiguiente fortaleza de los ejemplares que permanezcan en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios