Aquelarre escondido en la Alpujarra

  • Más de 8.000 personas encantadas en la III Feria del Embrujo del Soportújar· Un proyecto del Ayuntamiento rehabilitará las zonas que se creen hechizadas o en las que han vivido brujasl originalidad La brujería es la seña de identidad del municipio de Soportújar

Desde tiempos de Felipe II el municipio alpujarreño de Soportújar arrastra la leyenda de ser un lugar de brujos y brujas. Los vecinos del aquelarre llevan la etiqueta no sólo con simpatía sino que además han sabido sacarle partido, tanto que este año han celebrado ya la III edición de la Feria del Embrujo con una asistencia de público que año tras año sigue creciendo.

El atuendo de brujo ha sido durante estos días casi la prenda obligada de vecinos y visitantes en el pueblo, donde se han celebrado pasacalles, actuaciones musicales, queimadas (que son conjuros donde se desea salud y buena suerte para el próximo año) y, por supuesto, degustación de productos alpujarreños. Actos en los que todo el mundo ha participado y que ha servido, entre otras cosas, para olvidar por unos días los problemas y divertirse de forma original.

El alcalde de Soportújar, José Antonio Martín, señaló que la idea se originó a través de la celebración de la Semana Cultural y el antecedente antropológico de la brujería en el municipio. "Somos un pueblo con las mismas características de los demás municipios de la Alpujarra, lleno de senderos y ubicado en pleno Parque Natural de Sierra Nevada, pero también tenemos nuestra propia seña de identidad, por lo que hemos querido aprovechar parte de nuestras raíces y organizar esta feria del Embrujo que alcanza su tercera edición y en la que han participado más de 8.000 personas".

La reunión de aquelarres se ha prolongado toda la semana pasada, coincidiendo con las fiestas patronales en honor a San Roque. Como cada año en este hechizado municipio los vecinos y visitantes disfrutaron de diversos eventos relacionados con la mágica tradición única y singular de brujos y brujas, además del festejo en honor al patrón del municipio. "Cada edición asistimos a un mayor incremento de visitantes que se acercan a Soportújar para acompañarnos y hacer que niños, jóvenes y mayores disfruten las delicias de estos días de verano embrujado".

Esta feria es uno de los actos centrales dentro del programa del Embrujo que ha organizado el Ayuntamiento de Soportújar, "Dentro de este proyecto antropológico se están realizando durante todo el año una serie de actividades relacionadas con la brujería. Además también estamos llevando a cabo un proyecto constructivo desde el que se están rehabilitando las zonas que tienen fama o que se creen que se hacían actos de brujería, como es el caso de la Cueva del Embrujo, el Ojo de la Bruja, la Era de los Aquelarres, un Centro de Interpretación de la Brujería que queremos poner en valor, un puente encantado que serviría para llegar hasta la Cueva del Embrujo e incluso queremos que en el escudo del municipio aparezca esta singularidad de lugar de brujos".

Un hecho que ha conseguido hechizar y multiplicar por cuatro la afluencia de visitantes al municipio durante todo el año, "una gran repercusión que está teniendo este tipo de actos y que está animando a que no sólo nos visiten sino a que se instalen en el pueblo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios