Aranda exigirá el mismo precio de grado y posgrado para aplicar el 3+2

  • La candidata repasa los logros de los anteriores rectores, frente a las duras críticas de su rival

Ideas, objetivos, buenas intenciones, caminos de futuro... El proyecto de la candidata a rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, está lleno de todo esto, pero la aspirante se llevó ayer la ovación espontánea de su público cuando se refirió al tema de mayor actualidad y se mostró firme al prometer unos estudios de posgrado al mismo precio y con las mismas facilidades y becas que las matrículas de grado.

Este criterio económico sería para Aranda uno de los principales requisitos para pensar en la aplicación del reciente decreto del Gobierno, que abre la puerta a que las universidades apliquen un modelo de 3 años de grado y 2 años de posgrado, el conocido como 3+2.

Si el motivo del cambio es la convergencia con Europa, Aranda recordó que en muchos de estos países los dos años de posgrado "o son gratis o hay muchas becas".

En cualquier caso, la candidata, que con gran dosis de ironía lamentó que en este asunto el Gobierno sí haya respetado la tan demandada autonomía de las universidades, matizó que la aplicación del 3+2 va a requirir estudios económicos y de docencia, a fin de que se tome la decisión más adecuada para cada titulación. Para Aranda, la situación actual no es buena, porque "tampoco hicimos los mejores planes de estudios", en referencia a la aplicación del Plan Bolonia hace muy pocos años.

Esta cuestión tan aplaudida ayer por el más de medio millar de asistentes al acto de presentación de la candidatura de Aranda en la Facultad de Farmacia, vino de la mano de la pregunta de un alumno, que lamentó las dificultades económicas por las que están atravesando muchos de sus compañeros en los últimos años.

Pilar Aranda incidió también en la acción del Gobierno central a este respecto y prometió "reclamar y exigir una política de becas acorde con las universidades públicas, no una fórmula difícil de resolver", en alusión a los últimos cambios que dejan en el aire la cuantía final de las ayudas.

La candidata al Rectorado se comprometió a mantener y mejorar el Plan Propio de Becas que tiene la UGR para que "nadie por motivos económicos tenga que abandonar la Universidad".

La aspirante a convertirse en la primera rectora de la Universidad de Granada insistió mucho durante su presentación ayer en su futura actitud beligerante y reivindicativa, tanto con el Gobierno central como con la Junta, a la que tiene previsto exigir el pago de lo presupuestado y un nuevo modelo de financiación que tenga más que ver con los resultados obtenidos por cada universidad. En general, la candidata insiste en poner una línea roja entre la Universidad y la política para no permitir "ninguna injerencia".

En su primer acto público de presentación como candidata en Granada, Aranda aprovechó para hacer un repaso de todas aquellas cosas que a su juicio se han hecho bien bajo los mandatos de su posibles antecesores. De este modo fue nombrando y destacando la labor de todos los rectores desde sus inicios como estudiante en la UGR.

"Mi proyecto no es continuista pero aprende de lo bien hecho y mejora lo que no se ha podido hacer bien". Aranda contestaba así a las duras críticas que el otro candidato, Indalecio Sánchez-Montesinos, está realizando en los últimos días sobre el "régimen de poder" instalado en la UGR y la continuidad que su juicio representa Pilar Aranda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios