Arquitectura deberá esperar otros tres años más para volver al Realejo

  • Vivienda rescinde el contrato con la empresa que efectuaba las obras de mejora

Comentarios 1

El rector de la Universidad de Granada, Francisco González Lodeiro, pidió paciencia a principios de curso a los alumnos de Arquitectura en un ruego que no presagiaba nada bueno. Los peores augurios fueron confirmados ayer por el Vicerrectorado de Infraestructuras de la UGR: el Ministerio de Vivienda ha decidido rescindir el contrato que mantenía con la constructora encargada de la remodelación de la Escuela de Arquitectura, que tiene su sede en el Campo del Príncipe, lo que obligará a sus alumnos a permanecer al menos tres años más en la antigua Escuela de Informática, en la Avenida de Andalucía.

Así lo confirmó ayer la vicerrectora de Infraestructuras, Begoña Moreno, quien explicó a este diario que la decisión de esta ruptura ha sido "amistosa y de mutuo acuerdo" debido a que "la constructora había presentado la solicitud de efectuar otro proyecto modificado de mejora del edificio del centro universitario que incrementaba en más del 20% la cuantía de inversión prevista". Una propuesta que fue rechazada de inmediato por la Administración.

Según Moreno, "desde que el Ministerio de Vivienda decidió poner fin al acuerdo, el director de obra está trabajando en la redacción del proyecto de terminación para volver a licitar la obra", un trámite que está demorando más de lo previsto la asignación del proyecto de remodelación a otra empresa.

El Ayuntamiento de Granada autorizó recientemente a la UGR la habilitación de prefabricados en el instituto de la Avenida de Andalucía donde están reubicados los alumnos, pero en ningún momento se advirtió del tiempo que deberían pasar allí.

Para la vicerrectora de Infraestructuras de la Universidad de Granada, Begoña Moreno, la demora de las obras es algo excepcional que ha sido motivada únicamente por las dificultades que se han presentado con la empresa constructora.

"Mientras se acaba la rescisión de los contratos, la constructora tiene la obligación de terminar unas unidades en las obras para garantizar la seguridad en lo que ya lleva ejecutado -explica Moreno-, así que estimamos que la remodelación de la Escuela puede retrasarse unos tres años más". La UGR deja claro que esto es un asunto de Vivienda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios