Asignan el quinto abogado al único acusado del crimen de Beatriz Collado

  • El juicio, aplazado en cuatro ocasiones por sus anteriores renuncias, será en febrero

El juicio contra el único imputado por el asesinato en marzo de 2006 de la joven Beatriz Collado, que el pasado 10 de diciembre fue aplazado sin fecha al renunciar el acusado a su abogada, la cuarta que le había sido asignada hasta entonces en turno de oficio, ha sido fijado para el próximo febrero. Según ha informado su letrado, el juicio tendrá lugar los días 20, 21 y 22 de ese mes en la Audiencia Provincial.

El letrado, el quinto que asistirá al acusado y que le fue asignado en turno de oficio por el Colegio de Abogados, tiene previsto entrevistarse próximamente con el inculpado, José M.G., para plantear las líneas de la defensa.

El acusado renunció a su abogada anterior el pasado 10 de diciembre, cuando estaba previsto que se celebrara la primera sesión del juicio en su contra, al entender que no pudo preparar correctamente su defensa debido a que estaba ingresado en la cárcel de Huelva -en la actualidad permanece ya en la de Albolote-, lo que les impidió mantenerse en permanente contacto.

La renuncia obligó al aplazamiento del juicio, que ahora ha sido fijado del 20 al 22 de febrero en la Audiencia de Granada.

La abogada de la acusación particular, que ejerce el entonces novio de la joven, interpretó la renuncia del acusado como una "estrategia" para dilatar el proceso.

José M.G. se enfrenta a penas que oscilan entre los 30 y los 48 años de prisión, según las peticiones de la Fiscalía y la acusación particular. El fiscal lo acusa de los delitos de homicidio, violación, detención ilegal y robo con intimidación, mientras que la acusación particular califica los hechos constitutivos de asesinato, violación, detención ilegal, robo con intimidación, daños y tenencia ilícita de armas.

Según el Ministerio Público, los hechos ocurrieron el 1 de marzo de 2006 cuando el procesado, condenado con anterioridad por otros delitos, coincidió "de modo casual" con Beatriz en la calle La Calera de Granada, donde la chica había aparcado su coche para hablar por teléfono con su novio.

En ese momento le exigió a la chica que apagara el móvil, rompió el cristal de la puerta delantera del vehículo y le indicó que saliera del mismo y le entregara el teléfono. A continuación la llevó a un lugar no determinado donde la mantuvo retenida en contra de su voluntad de forma intimidatoria y, "al objeto de satisfacer sus deseos", la obligó a mantener relaciones sexuales.

En esa situación de privación de libertad se mantuvo Beatriz hasta la madrugada del 2 de marzo, según el fiscal, que precisa que el acusado, "con ánimo de acabar con su vida", aprovechó que la joven llevaba en el cuello una "bufanda-tubo" ajustable con un cordón para tirar "violentamente" del mismo, lo que le produjo la muerte por asfixia mecánica por estrangulación.

Acto seguido, trasladó a Beatriz hasta la zona conocida como La Playa en el Pantano de Cubillas, donde la depositó en el agua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios