Atrapando la ola de la tecnología más puntera

  • Desde Nigüelas, la empresa Ride the Wave lucha por traer a la provincia un negocio multimillonario basado en los más avanzados simuladores virtuales

Asegurar que los responsables de Ride the Wave son pioneros en el ámbito de la alta tecnología, no es hablar por hablar. Porque, aunque en los últimos tiempos el término pionero se haya utilizado con mucha ligereza y se haya aplicado incluso para definir, por ejemplo, un nuevo sistema de empaquetado de tomates cherrys, en el caso de la empresa granadina no es pura palabrería.

La Real Academia de la Lengua define al pionero como "la persona que inicia la exploración de nuevas tierras" o "la que da los primeros pasos en alguna actividad humana". Pues bien, desde que Lorenzo Seidler, junto a un ingeniero, constituyera Ride the Wave en el municipio granadino de Nigüelas, no ha hecho otra cosa que explorar nuevos campos en el ámbito de las nuevas tecnologías. Tras algo más de dos años de investigación y un importante puñado de euros -que ha salido íntegramente de los bolsillos de los seis socios que en la actualidad forman parte de la empresa- Ride the Wave va camino de convertirse en el bastión tecnológico de Granada y -por qué no- del resto de Andalucía.

Ride the Wave ha desarrollado, hasta el momento, la tecnología base de tres productos, que se transformarán en las tres líneas de negocio de la empresa. Por un lado, se encuentra el desarrollo de componentes para la industria robótica; y, por otro, la puesta en marcha de dos simuladores virtuales -aplicados al ámbito de los videojuegos y de la enseñanza- que son los productos 'estrella' por los que se conocerá a Ride the Wave en el todo el mundo.

"Hemos creado el simulador más avanzado del mundo para añadir movimiento físico a los videojuegos. Éste es el mercado con más crecimiento del mundo y, una vez traspasada la frontera de mejorar los gráficos, los sonidos y los contenidos, lo siguiente es crear una experiencia lo más inmersiva posible, que aumente las sensaciones del jugador", explica Lorenzo Seidler, socio fundador y mayoritario de Ride the Wave.

Además, la empresa granadina puede presumir en su currículum de iniciar el primer simulador para aprender a conducir en un entorno virtual. "Cada año aprenden a conducir en el mundo 250 millones de personas que pasan alrededor de 36 horas en el coche, con lo que eso representa para la contaminación y congestión de la ciudad. El simulador que hemos creado reducirá los accidentes y la contaminación y mejorará la movilidad", indica Seidler. Y, además, se convertirá en un excelente medio de promoción de la ciudad de Granada, porque la intención de Ride the Wave es "reconstruir' una Granada virtual para que todo el que utilice sus sumuladores aprenda a conducir por las calles granadinas.

Claro que, en última instancia, que Granada se convierta en un referente en el ámbito de la alta tecnología depende de las instituciones y del apoyo que presten a los aventureros de Ride the Wave. Porque Seidler advierte que si la Junta de Andalucía no les concede las subvenciones que han solicitado para la financiación del programa de dos años para el desarrollo de su tecnología base, Ride the Wave podría convertirse en una empresa canadiense. "Queremos quedarnos en Granada y emplear a gente aquí, pero debemos ir donde esté la financiación y Canadá nos están ofreciendo financiar todo el proyecto. Si todo funcionara como tenemos planeado, podríamos crear una industria en Granada que facturaría unos 500.000 millones de euros anuales a partir de 2013", indica Seidler, que asegura que dependiendo de la decisión de la Junta se verá "si España está realmente dispuesta a cambiar su modelo económico".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios