Ávila Rojas, condenado a pagar a un residencial de Cenes 326.000 euros

  • La Audiencia considera que es el constructor quien debe hacer frente a la suma que se reclamaba a los vecinos de la Colina por invadir sus pisos un terreno ajeno

José Ávila Rojas no gana para sustos judiciales. A las dos últimas condenas que la Audiencia de Granada le ha impuesto por fraude a Hacienda y la doble venta de un piso en Marbella, ahora hay que sumar otra más. El tribunal granadino ha concluido que debe pagar 326.000 euros a los vecinos de la Colina de Cenes de la Vega, embargados porque el constructor invadió al edificar la urbanización un terreno ajeno.

El citado residencial fue construido por una de las empresas de Ávila Rojas ( Incar S.A.) hace 14 años, ocupando ilegítimamente -sin saberlo- más de 2.500 metros cuadrados de una finca propiedad del también constructor Emiliano Rodríguez, quien en lugar de demandar a José Ávila Rojas, llevó a los tribunales a la comunidad de propietarios de La Colina, que fue condenada a abonar el valor del trozo de parcela invadida.

Los vecinos decidieron entonces demandar a Ávila Rojas para exigirle el la cantidad adeudada. Su demanda dio lugar a un juicio la pasada primavera que acabó con la absolución del constructor. Aquella resolución, dictada por el Juzgado de Primera Instancia 12, cayó como un jarro de agua fría a los 96 propietarios de la urbanización que, representados por el letrado José María Medina Jorges, decidieron apelarla.

El recurso ha sido resuelto por los magistrados de la Sección Cuarta de la Audiencia, que han hecho que los vecinos de La Colina acaben el año con una grata noticia. La sentencia a la que ha tenido acceso Granada Hoy , fue dictada a finales del mes pasado y establece que la demanda de los propietarios de los inmuebles "debió ser estimada".

El tribunal considera "claro" el "incumplimiento" que comportó el hecho de que parte del terreno donde se construyó la urbanización La Colina de Cenes de la Vega fuese de titularidad ajena, "con las consecuencias perjudiciales que económicamente ha supuesto para los adquirientes del inmueble". Así, recuerda que al incumplirse el contrato de compraventa (por vender unos terrenos que no eran suyos) nace "la obligación de indemnizar", fijando la cantidad que habrá de abonar Incar S.A. por daños y perjuicios en 326.484,65 euros, más los intereses legales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios