Ayllón será el alcalde de Armilla tras un polémico pacto con UPyD

  • El socialista Gerardo Sánchez dice que el acuerdo se ha basado "en la mentira, el rencor y la envidia" y que ha incluido "prebendas y reparto de cargos públicos"

Comentarios 10

Armilla tendrá hoy un nuevo alcalde. Antonio Ayllón, del Partido Popular, se convertirá en regidor con el apoyo de su formación, naturalmente, y también de los independientes de IDEA y de Unión Progreso y Democracia. Entre todos suman once concejales en un Consistorio de 21, lo que condena a la oposición al PSOE pese a que en las elecciones del 22 de mayo obtuvo nueve representantes.

Los socialistas consideran esa alianza que les dejará fuera del gobierno como una demostración palpable de lo injusta y lo sucia que puede llegar a ser la política. El hasta ahora alcalde, Gerardo Sánchez, acusó al PP y a UPyD de haber urdido un pacto basándose en argumentos falsos, dejándose llevar por envidias y rencores y sazonándolo todo con "prebendas y reparto de cargos y puestos de trabajo" que se habrían repartido entre los nuevos socios.

Así lo denunció el hasta ayer alcalde, Gerardo Sánchez, que denunció que UPyD ha recurrido "a la mentira" para justificar su apoyo a los populares. La norma en el partido que preside Rosa Díez es dar su apoyo a la lista más votada y no entrar en el equipo de gobierno, pero en el caso de Armilla sólo va a cumplir la segunda premisa. Ha preferido arropar al PP basándose en que Gerardo Sánchez está imputado por un delito contra la administración pública.

Y eso es lo que más enfada a Sánchez, que afirmó ayer que su única imputación procede de un juicio por injurias y calumnias que mantiene con un particular y que se remonta al año 2006, en su etapa como delegado de Medio Ambiente de la Junta. Ni siquiera era alcalde por entonces.

Pero UPyD, explicó, habría preferido la compañía de los populares a cambio de "algunas prebendas" y el reparto de cargos de confianza en administraciones como la Diputación. "Que hagan públicas las condiciones de su acuerdo, pero que no jueguen con mi honradez", instó.

Hay otro motivo para su enfado: el candidato de UPyD, Manuel Megías, fue hasta seis meses militante del PSOE. "Abandonó porque no tuvo el apoyo mayoritario de los militantes, que prefirieron que fuera yo el candidato". Eso le lleva a pensar, y a decir, que detrás de la decisión de Megías están "la venganza, el rencor y la envidia".

Dispuesto al menos a lavar su imagen, Gerardo Sánchez anunció que se pondría en contacto con las direcciones provincial, regional y nacional de Unión Progreso y Democracia "para que desmientan en los medios de comunicación y en las redes sociales el motivo que han esgrimido para pactar con el PP. Si no lo hacen, presentaré una demanda por calumnias e injurias contra el partido y otra contra su candidato en Armilla".

Respecto a su futuro inmediato, fue escueto: "Mantendré mi acta y seré el portavoz de mi grupo en el Ayuntamiento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios