infraestructuras

El Ayuntamiento inicia los estudios para modificar el PGOU en la zona de Renfe

  • El Consistorio plantea que el tren llegue 'semisoterrado' al puente del Camino de Ronda y analiza las plusvalías que obtendría de la recalificación de los terrenos que ocupan los talleres en Andaluces.

Puente de Camino de Ronda. Puente de Camino de Ronda.

Puente de Camino de Ronda.

De la deslumbrante estación de Moneo a un apeadero bajo el puente de Camino de Ronda. La estación del AVE ha 'itinerado' en los últimos años desde la plaza de Europa que proyectó el exalcalde José Torres Hurtado hasta la zona de la Bobadilla, en los terrenos de la Azucarera. La solución final que plantea el Ayuntamiento es que el AVE llegue semisoterrado a unos 200 metros de la estación de Andaluces, con lo que se evitaría tener que desviar el cauce del río Beiro, que en la actualidad cruza bajo las vías. Tras bajarse del tren, los viajeros se desplazarían a través de una rampa mecánica a la estación.

Con esta medida, avanzada por el alcalde Paco Cuenca en la última reunión de la Mesa por el Ferrocarril, se ahorrarían cerca de 20 millones de euros y permitiría acabar con 'muro de la vergüenza' que parte en dos la Chana y que mantiene aislado al barrio de la Rosaleda. "Es la intervención menos agresiva para la ciudad", confirma el concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Fernández Madrid, sobre un proyecto que avanza en el soterramiento low cost que planteó el Ministerio de Fomento en la segunda comisión de seguimiento de las obras del AVE. "Siempre será una mejor solución que sacar el apeadero de la ciudad, porque en su momento ya hicimos un estudio de lo que podría suponer esto para los comercios y sobrepasaría el millón de euros", confirma el concejal. "Esto se descartó y el apeadero dentro de la ciudad permite que los negocios se puedan aprovechar de esta infraestructura".

En 2006 ya se planteó ubicar el apeadero del AVE bajo el puente del Camino de Ronda con vistas a la intermodalidad con el Metro. Por entonces, el Ayuntamiento defendía que se modificara el trazado del Metropolitano para que el tramo soterrado comenzara justo después de pasar por el cruce de Villarejo, además de proponer que se bajara aún más la cota de soterramiento del AVE a su paso por la Chana, lo que implicaba la llegada 'subterránea' a la estación de Andaluces y el desvío del río Beiro hacia la izquierda hasta circunvalar la estación ferroviaria, a la altura del Campus de Fuente Nueva.

Once años después se vuelve a la idea del apeadero, pero ya sin intermodalidad con el Metro. También se vuelve al convenio de 2008, en el que se planteaba que el Gobierno asumiera el 60% del coste del soterramiento, mientras que Junta y Ayuntamiento cargarían con un 20% cada una. Para asumir su parte, el Consistorio vuelve a poner sobre la mesa la recalificación de los terrenos en los que se ubican los talleres de Renfe. Fernández Madrid reconoce que está "haciendo números" y realizando estimaciones sobre las plusvalías que podrían obtener por la venta de este solar que es propiedad de Adif, lo que emplaza al Ayuntamiento a una futura reunión para tratar la cesión de los terrenos y negociar el porcentaje con el que se quedaría el Ayuntamiento de esta operación, en la que Fomento también obtendría una notable 'inyección' económica para afrontar su parte del proyecto. "Este espacio quedará libre porque los talleres de Renfe no se van a usar una vez que entre el AVE", apunta Fernández Madrid, que señala que los técnicos del Ayuntamiento ya están trabajando para la modificación del PGOU que permitiría levantar bloques de viviendas en esta zona.

En la actualidad están haciendo una estimación del precio de mercado de estos terrenos, que en 2011 estaban valorados en unos 109 millones de euros, una cantidad con la que Fomento y Ayuntamiento cubrirían con creces el proyecto de soterramiento presentado por el secretario de Infraestructuras, Manuel Miño, que estimaba una inversión en torno a los 100 millones de euros. "Una vez tengamos estos datos comenzarán las negociaciones con el Ministerio de Fomento para sacar a licitación estos terrenos y modificar el PGOU para aumentar los aprovechamientos urbanísticos, porque ahora mismo están catalogados como infraestructuras de transporte y tendrían una notable revalorización con este cambio normativo", señala el edil.

Son 210.000 metros cuadrados en una de las zonas que mejor han soportado el estallido de la burbuja inmobiliaria. Bajo el mandato de José Torres Hurtado, el Ayuntamiento barajó construir 154.000 metros de vivienda libre y 66.000 de VPO, aunque la ministra Ana Pastor advirtió en 2012 que este proyecto era "poco realista".

El alcalde Paco Cuenca rescata un proyecto que, además, permitiría la mayor revolución urbanística de la ciudad desde la construcción del Camino de Ronda, conectando el barrio de los Pajaritos con Camino de Ronda, el campus de Fuentenueva y Gonzalo Gallas, además de permitir la permeabilidad del barrio de la Rosaleda. Mientras tanto, la ciudad sigue tachando días del calendario y sigue aislada por ferrocarril. Además, desde el Gobierno de Mariano Rajoy se lanza continuamente el mensaje de que lo primordial es que el AVE llegue a Granada cuanto antes, una vez que acaben las obras en Loja a finales de este año según el cronograma que maneja Fomento. Tras las diferentes pruebas, la estimación es que el AVE pueda entrar a Granada en su fase comercial en marzo de 2018, una entrada que será, con seguridad, sin soterramiento y sin variante de Loja. Fomento insiste en que, a partir de aquí, será el momento de avanzar en el soterramiento, para lo que incluyó una partida de un millón de euros en los Presupuestos Generales del Estado para este año. El AVE llegará a la estación de Andaluces, aunque la previsión es que acorte su recorrido en el futuro 200 metros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios