El Ayuntamiento recibe nuevas facturas por antiguos servicios especiales para TG7

  • La empresa Calero Aguilera reclama el pago de 23.221 euros por servicios especiales de 2014 y 2015

Las facturas de Calero Aguilera están relacionadas con servicios para la televisión municipal. Las facturas de Calero Aguilera están relacionadas con servicios para la televisión municipal.

Las facturas de Calero Aguilera están relacionadas con servicios para la televisión municipal. / archivo

El Ayuntamiento de Granada ha recibido una nueva reclamación económica por una serie de facturas relacionadas con servicios especiales prestados entre 2014 y 2015 para la televisión municipal. Estos trabajos quedarían, una vez más, fuera del proceso de contratación administrativa ordinaria, ya que se habrían hecho por encargo directo de algunas personas y no están presupuestados.

La empresa Calero Aguilera, proveedor habitual del Ayuntamiento para instalaciones (como las de Navidad, cabalgatas o eventos especiales), remitió al Consistorio un lote de nuevas facturas, que suman 23.221 euros. La mayoría estarían relacionadas con servicios prestados para las retransmisiones televisivas de TG7 y se habrían realizado por encargo directo de personas vinculadas a la emisora municipal, según ha podido saber el concejal de la oposición, Francisco Puentedura (IU). El edil lamenta haberse enterado de esta nueva reclamación por la empresa privada, en lugar de haber sido informado en el mismo Ayuntamiento.

La reclamación de Calero Aguilera se suma al más de medio millón de euros por servicios especiales, cuyo pago exige la empresa que tuvo el contrato para la gestión de la televisión municipal (CBM) durante los años de gobierno del PP. Esas facturas sin consignación presupuestaria han tenido un largo recorrido y han sido objeto de informes jurídicos, de un proceso contencioso y hasta de una comisión de investigación municipal, pues estaban fuera del contrato que suscribió el Ayuntamiento con la sociedad, que era de 750.000 euros anuales. Aquellos trabajos y sus facturas fueron autorizados por el concejal que entonces era responsable de la televisión, Juan Antonio Fuentes.

Las nuevas facturas sin pagar que reclama la sociedad Calero Aguilera corresponden aproximadamente al mismo periodo y tampoco estarían amparadas por el proceso de contratación. Se trataría de la instalación de torretas o vallas paras las retransmisiones, en la mayor parte de los casos.

Puentedura explicó que la empresa atribuye estos encargos a personas de la anterior corporación y, sobre todo, a la coordinadora de la televisión municipal.

Al parecer, el empresario reclamante solicitó una reunión con el concejal de Economía, que se habría producido sin resolución definitiva, pues se habría llegado a un compromiso de estudio de la situación, según el concejal de IU. El gobierno local tendrá que analizar el origen de estas facturas y los trabajos realizados, además de descartar que fueran pagos que le corresponden a la empresa encargada de la gestión de la televisión, Central Broadcaster Media SL.

El concejal de IU explicó que precisamente acababa de pedir al gobierno socialista que convoque una nueva sesión de la comisión de seguimiento de TG7, con el fin de analizar las últimas novedades. En especial, el informe jurídico elaborado por la Asesoría municipal, en el que la firmante no aprecia que haya delito de prevaricación en la forma de actuar de los anteriores responsables de la televisión municipal al contratar servicios fuera de contrato, por valor de más de medio millón de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios