El Ayuntamiento repartirá una guía con los derechos y deberes de la ordenanza

  • PP y PSOE impulsanla nueva Ordenanza de la Convivencia con los votos en contra de IU

Comentarios 0

Los granadinos deben comenzar a saber que la hora de la siesta empezará a ser sagrada a partir de septiembre. Hasta tal punto que toda molestia entre las 15 y las 17 horas podrá ser sancionada por la nueva Ordenanza de la Convivencia que ayer se aprobó de manera inicial en la sesión plenaria con los votos de PP y PSOE y el rechazo de IU. No sólo ese detalle, el texto normativo como se lleva anunciando desde hace más de un año, pasa a regular toda una cadena de acciones -entre ellas la prostitución y la mendicidad- en pro de la convivencia y la garantía de los derechos y los deberes de los vecinos.

El problema surge cuando, como explicó ayer el concejal de IU, Francisco Puentedura, el concepto filosófico de convivencia es distinto para los diferentes grupos políticos. Izquierda Unida lo tiene claro y la ordenanza es un ejemplo que se aleja de su sentido de convivencia. "Porque hace invisibles a los más desfavorecidos, porque consideramos que a base de sanciones no se consigue una armonía social y porque la convivencia en ningún caso se legisla sino que se promueve", argumentó. A su discurso se le sumó en una segunda ronda su compañera Lola Ruiz, quien restó valor al documento y criticó que muchas de las acciones que incluye -como el caso de los grafitis- ya estaban regulados y no tienen resultados. "¿Si no se incrementan los medios ni la financiación cómo se va a cumplir con todo lo que especifica la ordenanza", cuestionó.

Por su parte, PP y PSOE caminaban juntos en este punto. El edil de Participación Ciudadana, Eduardo Moral, insistió en que la finalidad de la normativa "no es prohibir sino el crear un catálogo de derechos que garanticen el buen uso de los espacios públicos y el respeto a las personas". En este sentido, Moral lamentó no haber conseguido el consenso que este texto requiere a la vez que mostró su satisfacción porque Granada sea una de las pocas capitales que tenga una ordenanza de estas caraterísticas.

Por su parte, el PSOE mostró su apoyo al texto. La concejal, Ana Muñoz dijo: "Sabemos que el documento no es perfecto y que puede mejorarse, pero también somos conscientes de que es un buen instrumento para trabajar en aras de la convivencia". En esta línea, Eduardo Moral, subrayó que la ordenanza esta "viva y abierta". Concretamente, ahora se abre el periodo de exposición y alegaciones para que personas individuales y colectivos aporten sus ideas, "y todo aquello que sea mejorable se estudiará e incluirá", puntualizó Ana Muñoz. En cualquier caso, Carmen García Raya, portavoz socialista, a pesar de recordar que el 80% de las sanciones son leves y que las multas sólo se realizarán en casos extremos lanzó un mensaje al PP: "Estaremos vigilantes del progreso de la ordenanza porque no podemos pedir a la gente que no tire colillas al suelo si no ponemos ceniceros o que no orinen en la calle si no instalamos servicios públicos. A partir de ahora el Ayuntamiento tiene que ser consciente de estos detalles y hacer las mejoras pertinentes".

más noticias de GRANADA Ir a la sección Granada »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios