Bocadillos de jamón y 'pulevines' en las meriendas saludables del Corpus

  • Más de treinta jamones y un millar de bebidas se repartirán entre los más pequeños durante los siete días de la Feria

Los más pequeños tienen este año un papel protagonista en la caseta municipal de la Feria. Así se lo ha propuesto el Ayuntamiento, que anunciaba ayer que además de los espectáculos de magia, los niños granadinos tendrán durante las tardes de la semana de fiesta una merienda gratis en el recinto ferial.

Una merienda de las de toda la vida, saludable y equilibrada a la par que sabrosa. Más de doscientos cincuenta bocadillos de jamón serrano y aceite se repartirán cada día entre los pequeños que acudan a la caseta a partir de las seis de la tarde y para acompañar el bocata, un batido, de chocolate, vainilla y fresa, un pulevín de los que el que más y el que menos se ha bebido en más de una ocasión.

El concejal de Festejos, José María Guadalupe, explicó la iniciativa junto con dos representantes de las empresas que han hecho posible la comilona. Más de treinta jamones aportará Mariscal y más de un millar de batidos, además del aceite de oliva con el que se hará más jugoso el bocadillo, los cederá Puleva.

Tanto Rosa Mariscal, representante de la empresa de jamones, como Luis del Real, de Puleva, se mostraron muy ilusionados con la iniciativa con la que pretenden acercar a los más pequeños el gusto por una alimentación saludable, en una apuesta por unir la fiesta tradicional con otro tipo de actividades.

Desde el lunes 8 de junio, la caseta municipal se llenará, además de sevillanas, farolillos y trajes de flamenca, de los juegos de cientos de niños que acudirán este año con más ilusión que nunca hasta el recinto ferial.

Los acompañantes, que hayan pasado ya la edad de jugar en el patio, podrán disfrutar del espectáculo de magia, pero los bocadillos y batidos les quedarán vetados, aunque seguro que a más de uno no le importaría volver unos años atrás y degustar una de esas meriendas.

Este año la feria será más infantil que nunca y es que si hay alguien que realmente disfruta de este tipo de fiestas, sin ninguna otra preocupación son los niños, que sustituirán el rebujito que aún les queda grande por un batido de chocolate.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios