CCOO tendrá una dirección provisional hasta otoño de 2008

  • La dimisión en bloque del 51 por ciento del comité provincial fue confirmada ayer durante la reunión de la ejecutiva

La convulsa situación interna de la Unión Provincial de Comisiones Obreras se confirmó ayer por la mañana cuando, en el transcurso de la reunión ejecutiva, 14 de sus 25 integrantes presentaron oficialmente su dimisión, que fuerza, según establecen los estatutos, la salida del que durante los últimos 11 año ha sido el secretario general de CCOO en Granada, Rafael Roldán.

La disolución de la ejecutiva provincial -que se produce pocos meses antes de celebrar su doce aniversario- aún tiene que ser ratificada por el comité regional de CCOO, que será el órgano encargado de nombrar en los próximos días a la dirección provisional que regirá a la central granadina hasta la celebración de las próximas elecciones sindicales, que tendrán lugar entre los meses de septiembre y noviembre de 2008.

En principio, según fuentes sindicales, el nombramiento de la dirección provisional, que no podrá estar formada por ninguno de los miembros salientes del anterior comité provincial, se espera para principios de la próxima semana.

El todavía secretario general de CCOO de Granada, Rafael Roldán, que ayer trató de defender su gestión al frente de la Unión Provincial, no dudó en calificar la situación como "un atentado contra el sindicato". Según Roldán, la dimisión "a traición" de tres de sus más estrechos colaboradores, junto al "oportunismo de otros", ha hecho posible la caída de la ejecutiva provincial, dando al traste con la posibilidad de afrontar el próximo congreso sindical bajo "la unidad y el consenso".

Sin embargo, desde el sector del comité provincial más crítico con Roldán se recordó que la "situación interna del sindicato está deteriorada desde hace mucho tiempo", como consecuencia del "desgobierno" del que ha hecho gala el secretario general durante los últimos tres años.

Una fuente de la Federación de Sanidad de CCOO de Granada, afín a la que hasta ayer era la minoría del comité provincial, explicó que la decisión de dimitir de los tres antiguos colaboradores de Rafael Roldán no puede considerarse como una traición, sino como "un acto de coherencia". Según la misma fuente, "durante los últimos años se han cometido errores de una gravedad importante", lo que explica que algunos de los apoyos de Roldán hayan preferido dimitir "para no seguir siendo cómplices de su falta de gobierno".

Miembros del sector del comité provincial opuesto a la gestión del secretario general de Granada indicaron que Roldán "nunca ha contado con el apoyo del máximo órgano de dirección del sindicato", el Consejo Sindical Provincial, en el que son mayoría los representantes afines al secretario general de CCOO, José María Fidalgo. Está situación, según las mismas fuentes, ha derivado en el incumplimiento sistemático de la legalidad estatutaria por parte de Roldán, que durante su mandato ha ido en contra de lo establecido y se ha negado a reunir al Consejo al menos cinco veces al año, tal y como establecen los estatutos.

Rafael Roldán, por su parte, aseguró estar "muy orgulloso" de haber liderado la Unión Provincial de CCOO de Granada durante los últimos once años y medio y anunció que su principal intención es "luchar por la unidad interna del sindicato". Además, el todavía secretario general de Comisiones Obreras de Granada animó a todos los afiliados de la provincia "a seguir trabajando y a mirar hacia delante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios