Caen las denuncias por carterismo pero no el riesgo

Llega el verano y conviene extremar las precauciones en cada una de las actividades que se hagan, ya que es la época de más 'trabajo' para el clan de los carteristas. Según datos de la Policía Nacional, revelados por la aseguradora CPP, cientos de carteristas viajan durante estos meses a zonas concurridas de todo el país en búsqueda de nuevas víctimas. "Tanto si se viaja por España como si nuestro destino está en el extranjero, el turista comparte un rasgo común: es la víctima predilecta de los carteristas" señalan fuentes de la aseguradora.

Un dato que quedó corroborado con el incremento del 3,5% de este tipo de delitos durante los meses de verano en 2015, según fuentes del Ministerio del Interior. Aunque eso es a nivel español, ya que Granada disminuyó precisamente un 3% el número de hurtos. En cualquier caso no conviene despistarse y más en Granada, tierra poblada de turistas que da lugar a situaciones de peligro en muchos momentos del día. De hecho, la provincia representa el 8% de los pequeños robos que se acumulan en Andalucía durante el verano.

Desde la aseguradora CPP destacan que resulta fundamental permanecer atento en todo momento. No conviene mostrarse despistado o deambular como tampoco es recomendable llevar la cartera en el bolsillo trasero. Es época de tomar precauciones cerrar bien los bolsos y mochilas, estar especialmente alerta en colas y aglomeraciones o comprobar, tras un choque fortuito, que los objetos de valor siguen en su sitio y no ha habido hurto.

En resumen se debe extremar el sentido común. Por ejemplo, si se toma un taxi, ha de ser uno oficial, con el conductor autorizado y debidamente identificado. En el caso de que se viaje en solitario, no es recomendable dormir en la playa o dejar sin vigilar las pertenencias. Por lo tanto, hay que evitar dejar nada en el respaldo de las sillas de terrazas y restaurantes; tener cuidado con los desconocidos en las zonas de ocio nocturno y no quitar el ojo en los traslados y en lugares concurridos.

Si, a pesar de todo, el carterista consigue su fin lo importante es no perder la calma, ni enfrentarse a los delincuentes o perseguirlos. Además hay que seguir un protocolo de actuación bloqueando de inmediato las tarjetas bancarias y el teléfono móvil. Respecto a este punto, es preciso también cambiar las contraseñas de todos los servicios del móvil. Una vez anuladas las tarjetas bancarias cancelada la línea de móvil y comunicado el robo a las compañías el siguiente paso es acudir a la comisaría más cercana y tramitar una denuncia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios