"La Caja ha sabido estar por encima de los dimes y diretes del Consejo Rector"

  • Aunque admite que es "difícil", asegura que el reto es lograr "la estabilidad institucional y un clima de trabajo tranquilo"

El recién elegido presidente de la Caja Rural de Granada, Antonio León, considera, tras la crisis institucional sufrida por la entidad financiera granadina, que "los socios y fundamentalmente los clientes de la caja han sabido estar por encima de los dimes y diretes del Consejo".

La elección de León se produjo el pasado 10 de abril después de que un juzgado declarara nula la designación como presidente de Antonio Ruiz Rejón y de todos los miembros de su candidatura por pesar sobre Rejón una condena del Tribunal Supremo por un delito medioambiental. Además, el nombramiento de León coincidió con la admisión a trámite de la demanda de impugnación de los acuerdos que derivaron en la convocatoria de este proceso electoral interpuesta por dos socios de la entidad.

En una entrevista con Efe, el presidente de la Caja Rural de Granada asegura que "afortunadamente, los problemas institucionales no se han trasladado al comportamiento económico de la caja, como se ha podido comprobar con los datos del primer trimestre de este año y del ejercicio pasado".

Para León esto demuestra que los trabajadores de Caja Rural, "que son quienes tienen relación con los más de 530.000 clientes y 92.000 socios de la caja, han sabido mantener la talla y estar muy por encima de los dimes y diretes del Consejo. Y eso nos tranquiliza en el sentido de que al final la caja está por encima de su propio Consejo".

El directivo afirma que tanto él como el Consejo Rector afrontan la amenaza de impugnación que planea ahora sobre el proceso electoral "con muchísima tranquilidad y serenidad", y en este sentido, asegura contar con el aval de los asesores de la Rural, según los cuales "el Consejo anterior estaba perfectamente legalizado e inscrito en el Banco de España y, desde luego, podía tomar la decisión que tomó en su día de convocar elecciones".

El presidente recuerda, igualmente, que esta decisión se tomó porque "había un grupo importante de socios que lo solicitaron con el fin de acabar con la inestabilidad institucional" por la que atravesaba la caja.

Precisamente, para León, un objetivo prioritario de su mandato será "conseguir estabilidad institucional y un clima social y de trabajo tranquilo", un reto que reconoce "difícil de conseguir" con la situación actual del mercado, que ha llevado a la caja a rebajar las expectativas de su plan de expansión.

No obstante, y aunque no al ritmo que estaba previsto inicialmente, señala que la caja seguirá creciendo, hasta cubrir la provincia de Málaga y abrir cuatro nuevas oficinas en Almería y una en Madrid, hasta el 2012.

Así, León explica que la Caja Rural de Granada cuenta actualmente con 34 oficinas en Málaga, "una pendiente de inaugurar en los próximos días", otra en Almería y "probablemente antes de terminar el año" una o dos más y otra en Madrid y el resto, hasta las 197, en Granada.

Sobre los planes de fusión que planean sobre las cajas andaluzas, León afirma, rotundo que ni el mercado, ni los socio es y los clientes de Caja Rural de Granada la necesitan. "Ahora mismo, como Caja Rural de Granada, no tenemos necesidad de fusión".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios