Calle Profesor Francisco Dalmau

  • Dalmau fue el primer catedrático de Matemáticas de Granada, hizo un plano de la ciudad y fundó el periódico 'El Mensagero Económico' en 1796, el primero con la sección de Cartas al DirectorFue un individuo singular con conocimientos en Matemáticas, Geografía, Topografía, Ingeniería o Literatura

Comentarios 7

Miles de personas pasan a diario en Granada por la calle Profesor Francisco Dalmau, junto a Alcampo, pero no estoy seguro de que sepan bien quién fue este personaje. Si las calles la rotula el Ayuntamiento con nombres de ilustres es para que se recuerden sus méritos, se alaben sus obras y sirvan de ejemplo. Digo yo.

Francisco Dalmau había nacido en Barcelona; allí estudió Ciencias y abrió en 1787 una Escuela Pública de Matemáticas en el Principado de Cataluña dedicada a los obreros después de la jornada laboral.

La Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona le otorgó el permiso para enseñar y al final obtuvo la cátedra de Matemáticas de la Real Maestranza de Caballería de Granada en 1790; aquí se instaló, abrió una Academia de Matemáticas y escribió un par de obras dedicadas a la enseñanza de la juventud. Publicó en 1793 una obra con un doble título: Los defectos que tienen los cursos de Matemáticas y modo de arreglarlos o Sobre la necesidad de escribir y publicar un Tratado de Matemáticas para la enseñanza de la juventud.

Tal vez estamos ante el primer tratado granadino relacionado con la Didáctica de las Matemáticas. Sus desvelos por la enseñanza lo situaron como a un reconocido pedagogo. Acabó siendo nombrado Individuo de la Real Academia de Ciencias Naturales de Barcelona, elegido el 11 de marzo de 1795. Francisco Dalmau había sido discípulo de Pere Gamell, carpintero, artista, maquinista y conservador del laboratorio de Física Experimental de la Academia de Barcelona.

A Dalmau se debe además la realización del Plano Topográfico de Granada en 1796. Después de la Plataforma de Vico es el más completo plano de la Granada barroca; mide 3,58 x 2,43 cm., aunque está expresado en varas castellanas, y en él se refleja con todo detalle el número de casas, las calles por orden alfabético, plazas, hospitales, edificios públicos, puertas de la ciudad, paseos, fuentes, ríos y el número de vecinos que fija en 13.825. Estamos ante un individuo singular en el se mezclan sus conocimientos de Matemáticas, de Geografía, de Topografía y de Ingeniería, con sus inquietudes humanísticas y literarias.

A él se debe también la fundación del periódico El Mensagero Económico y Erudito de Granada en 1796 que, junto con la Gazetilla Curiosa del Padre La Chica Benavides, será el más importante del siglo XVIII, aunque sólo duro año y pico; se inició el 2 de junio de 1796 y llegó hasta el 28 de septiembre del 1897; pero trajo para Granada los aires nuevos de la Ilustración.

El Mensagero se hacía en la calle Jardines, salía los lunes y jueves, se vendía en el Zacatín; empezaba con el santoral, daba noticias del tiempo, explicando lo que era un termómetro y un barómetro y terminaba con apartados de compra-ventas y objetos perdidos. Pero es que además fue el que inició en Granada la sección Cartas al Director. Entonces se llamaban Cartas al Editor o Cartas al Diarista.

El apellido Dalmau muy probablemente esté vinculado a la famosa Casa Francisco Dalmau e Hijos establecidos en Barcelona a lo largo del siglo XIX y dedicada a la venta de artículos de óptica y a la construcción de maquinaria de ingeniería con sucursal en Madrid. Estamos ante la era de la electricidad, de la introducción del teléfono Bell, el primero que llegaba a España, de la máquina magnetoeléctrica Gramme, etc.

A partir de hoy la calle Profesor Francisco Dalmau, situada justo en donde está Alcampo, en la salida obligada de su aparcamiento, será transitada con un respeto especial. Y es que cuando se rotula una calle con el nombre de un ilustre personaje es por algo y para algo. Es cuestión de darlo a conocer.

Dalmau murió en 1824, pero hoy en Granada lo hemos resucitado un poco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios