Calor sofocante a 20 días del verano

  • En la jornada de ayer se alcanzaron máximas de 35 grados que, unidas al viento del sur, dejaron una sensación térmica mucho mayor · Salud recomienda medidas de prevención para evitar insolaciones y golpes de calor

La jornada de ayer fue sofocante. El calor fue más propio del mes de julio o agosto que de la época primaveral en la que nos encontramos. De hecho, todavía quedan 20 días para la entrada oficial del verano. Aunque, con las temperaturas que se están alcanzando (ayer la máxima fue de 35 grados) y el aire del sur la sensación térmica es mucho mayor.

Ante esta situación que llega de repente, y que no tiene previsto remitir según las previsiones de meteorología, hay que extremar la precaución y tomar medidas para evitar insolaciones, golpes de calor y efectos negativos sobre la salud. Por este motivo, Salud acaba de lanzar su plan de verano con recomendaciones claras para la población más vulnerable: niños, enfermos crónicos, dependientes, mayores y trabajadores expuestos a altas temperaturas.

De hecho, cuando el cuerpo no puede adaptarse a las altas temperaturas y la situación se mantiene durante varios días, en una atmósfera muy húmeda y sin viento, puede producirse una agresión importante al organismo. La temperatura que debe mantener el cuerpo es de 37 grados. Si no es capaz de hacerlo y no se rehidrata pueden aparecer diferentes patologías, algunas de ellas incluso mortales.

La insolación se produce después de una exposición prolongada y directa al sol. Se manifiesta por dolor de cabeza, somnolencia, náuseas, pérdida de conocimiento, fiebre y, en ocasiones, quemaduras en la piel. Para solucionar este problema es importante refrescar con aire o agua a la persona afectada. Los calambres por calor son calambres musculares que aparecen acompañados de una transpiración excesiva. Para tratarlos hay que parar toda actividad y permanecer en reposo durante varias horas en un entorno fresco y beber agua. Si persiste más de una hora hay que ir al médico.

La deshidratación aparece después de sufrir varias jornadas de calor y experimentar una sudoración intensa durante todo el tiempo. Se manifiesta con desvanecimientos, debilidad y cansancio. Para solucionarlo lo mejor es descansar y beber agua o zumos.

El efecto más grave es el golpe de calor, que no hay que confundir con el resto de dolencias. Se produce cuando el organismo no puede controlar ni regular su temperatura, que aumenta muy deprisa. Los síntomas son piel caliente, roja y seca, náuseas y sed intensa, somnolencia, pérdida de conciencia y convulsiones. Necesita asistencia médica urgente.

Para evitar estos efectos, se recomienda evitar salir o hacer actividades entre las 11:00 y las 17:00 horas, mantenerse a la sombra, vestir ropa ligera, cerrar las ventanas por el día y abrirlas por la noche, ducharse varias veces para refrescar el cuerpo, beber abundantes líquidos incluso sin sed y tomar frutas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios