Canción de cuna en el coworking

  • Cofamily, una iniciativa pionera en España, permite compaginar el trabajo en un espacio cooperativo con el cuidado de bebés

"Todo esto partió de una necesidad personal. No había ningún espacio en el que una madre pudiera trabajar con su hijo...". Pamela Cepeda hizo de la necesidad virtud, y tras los problemas que ella misma padeció tras su maternidad, encontró un camino en el que emprender. Ella, madre y trabajadora, conoce por su propia experiencia los obstáculos a los que se enfrentan muchas mujeres que necesitan encontrar un lugar en el mundo, un espacio en el que trabajar y, a la vez, cuidar a su bebé.

"Las familias están reclamando que se apueste por políticas que permitan la conciliación", recalca Cepeda, impulsora de Cofamily Coworking, una de las primeras iniciativas de estas características a nivel nacional y que ha sido bautizado como cobaby. En el local, primorosamente decorado, conviven los puestos de trabajo con un espacio pensado para atender a los más pequeños. De un lado, madres que desean trabajar. Al otro lado del cristal, niños que ven a sus madres o a sus padres, saben que ésta está cerca. Sólo una puerta separa las dos estancias. "Muchas mujeres sienten la necesidad de emprender tras la maternidad. Pero para eso necesitas tiempo" y un espacio propio, en el que sea posible dejar de lado -aunque sea por unas horas- la rutina de la casa.

"Esto no es una guardería. No hay un horario fijo. Si un día no puedes salir de casa, no pasa nada. Si llegas tarde, no te vas a encontrar la puerta cerrada", señala Cepeda, que insiste en la "libertad y flexibilidad" que ofrece este espacio de trabajo. "Si se quiere, se puede seguir con la lactancia, una de las grandes frustraciones" a las que tienen que hacer frente las madres que se reincorporar al mercado laboral. Además, "no te tienes que alejar de tu hijo", que es atendido en el taller matinal a sólo unos metros, añade la emprendedora.

El espacio dedicado al trabajo es funcional, cálido, acogedor. Cerca de la entrada, un pequeño espacio para tomar café. A un lado, un pequeño mostrador, y, ocupando la mayor parte del espacio del local, los puestos de oficina. El destinado a los pequeños -por ahora sólo se oferta para niños con edades entre los 0 y los 3 años y en horario de mañana- es diáfano, sencillo, en el que se "respeta" el ritmo y las necesidades de los pequeños. Si en un momento dado, el bebé llora, su madre o su padre puede entrar para calmarle. Sin más.

"Dejar a mi hija con cuatro meses me daba...". María José Vallecillos, programadora informática y autónoma, no termina la frase. Reconoce que sintió "ansiedad" cuando se encontró con que las únicas alternativas -si quería continuar con su trabajo- eran matricular a la niña en una guardería o contratar a alguien para que se ocupara ella. "Cuando conocí el proyecto de Cofamily pensé que era la mejor opción para mí y para mi pequeña", explica Vallecillos, promotora de la Asociación Bebés sin Barreras.

La iniciativa de Cofamily, abierta desde primeros de septiembre, tiene vocación de crecer, explica Pamela Cepeda, con horarios más amplios para la atención de pequeños y la posibilidad de atender a niños de más edad. También apuesta, según la promotora, por ofrecerse a las empresas, que pueden encontrar en este espacio una solución. "Queremos ofrecer servicios de teletrabajo, una medida que puede facilitar la conciliación" en el mundo laboral, añade Cepeda. También está abierto para trabajadores que busquen un espacio compartido, aunque no requieran del servicio de taller matinal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios