Carchuna se convertirá este verano en el pueblo número 169 de la provincia

  • El alcalde pedáneo anuncia que la decisión de independizarse de Motril cuenta ya con el beneplácito de Diputación, si bien es cierto que la Consejería de Gobernación deberá pronunciarse en unos ocho meses

La provincia de Granada tendrá con casi total seguridad un nuevo municipio para el próximo verano. Así lo anuncia Manuel Estévez, alcalde pedáneo de Carchuna-Calahonda, que entregó ayer en la delegación del Gobierno de Granada el expediente de creación de este nuevo municipio que, de esta manera, se segregará de Motril. El motivo no es otro que el archiconocido enfrentamiento que existe con el actual gobierno municipal, del que tantas veces se han quejado vecinos y turistas.

El actual presidente de la por ahora Entidad Local Autónoma tiene todas las papeletas para conseguir independizarse de Motril, ya que se le presume el apoyo de las administraciones implicadas.

Estévez fue quien personalmente se desplazó a la capital e inscribió esta instancia en las oficinas del edificio de Gran Vía 54, de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento de Demarcación Municipal de Andalucía. Esta normativa fue derogada el pasado 23 de julio, pero oportunamente la Junta vecinal de la ELA aprobó el 27 de mayo el inicio del citado expediente. Si hubiesen tardado dos meses más no habrían tenido la más mínima oportunidad, debido a que -según la nueva legislación- ahora tendrían que haber contado con la aprobación de la mayoría absoluta del pleno de Motril.

La decisión final la tiene la Consejería de Gobernación, que dictará resolución en un plazo estimado de 8 o 9 meses.

Pese a que no es preceptivo, la ELA ha solicitado un informe a Diputación para que respalde esta iniciativa. En la entidad supramunicipal ya han elaborado el dictamen económico de viabilidad, el informe jurídico en el que se dice que cumple con todos los preceptos legislativos y sólo falta el estudio cartográfico.

En el expediente de segregación, al que ha tenido acceso Granada Hoy, se recoge que "la situación geopolítica de estos núcleos urbanos, muy distanciados del núcleo de Motril, ha creado históricos problemas a los habitantes de Carchuna-Calahonda, que veían subyugados sus intereses al interés del núcleo principal. De igual modo, tenían que desplazarse para cualquier mínima gestión administrativa". También se hace hincapié en la distancia de 11 y 13 kilómetros, respectivamente, del núcleo. "Es precisamente en base a esta lejanía lo que ha dificultado la concepción como simple anejo de Motril y ha ido determinando su identidad propia", dice el documento.

"Fruto de todo ello", continúa el escrito, "se consiguió la conversión de estos anejos en una Entidad Local Autónoma" (1 de marzo de 2005), "lejos de ser esto una solución a la problemática existente y a la aspiración de autonomía, ha provocado una reacción negativa en el Ayuntamiento de Motril, con una hostilidad manifiesta que ha desembocado en la práctica anulación por parte del ente matriz de los ingresos que por decreto nos son propios".

Algunas de las ventajas de la segregación es que estarían dentro de Mancomunidad y de Diputación. En el aspecto económico, adquiere una especial relevancia. "Carchuna-Calahonda tiene grandes extensiones de invernaderos, que son un gran motor económico de la zona". Tampoco hay que olvidar que allí tienen su sede firmas tan importantes como Granada-La Palma o Agrocarchuna, del sector agrícola, que está tirando ahora del empleo de la comarca. En el turístico, también creen que su independencia será determinante para el despegue, "el carácter marítimo y turístico de Carchuna-Calahonda implica un esfuerzo serio por adaptar la legislación autonómica en materias como costas o turismo", dice el presidente de la ELA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios