Carretas y volantes camino del Rocío

  • La hermandad de Granada llegará el jueves a Almonte tras una dura peregrinación que une fiesta y devoción

Comentarios 1

Los rocieros granadinos iniciaron ayer su semana más importante. La hermandad del Rocío de Granada emprendió el camino que le llevará hasta la aldea almonteña el próximo jueves, tres días antes de que se produzca la salida de la Virgen del Rocío tras el tradicional salto de la reja. Un acontecimiento multitudinario, de fama mundial, que sobrepasa cualquier celebración o fiesta religiosa de otras partes del mundo.

Pero para llegar a ese momento antes se produce la auténtica vivencia festiva y religiosa, el camino, una experiencia que los romeros granadinos iniciaron ayer con la salida del Simpecado. Tras la misa de romeros celebrada en la Iglesia de San Pedro, sede de la hermandad, la comitiva recorrió primero las principales calles del centro. Un cortejo que iba precedido por centenares de caballos con sus jinetes ataviados con el tradicional traje corto o de flamenca. Después, representación oficial del Ayuntamiento de Granada con los ediles en funciones José Manuel García Nieto, Marifrán Carazo y Juan García Montero y de la Federación de Cofradías con su presidente, Antonio Martín.

La llegada a Plaza Nueva de la comitiva era el inicio de una salida de la ciudad muy arropada por granadinos y turistas, que no daban a basto en hacer fotografías. Su día de turismo se volvió más atractivo de lo que imaginaron al ver, todos juntos y en gran número, los elementos típicos que exporta Andalucía en el resto del mundo: caballos, mujeres vestidas de flamencas, sevillanas y coros rocieros. "Venimos de Zaragoza y no sabíamos esto. Me ha encantado ver el ambiente y los trajes de volantes. Hay algunos preciosos. Esto es como una pasarela. Precioso", aseguró Pilar Romilla, que no paraba de hacer fotos. A los extranjeros no había nada más que verles las caras para intuir sus comentarios y su afán por no dejar de fotografiar o grabar nada: los niños pequeños encima de los caballos, las niñas en los carritos ya vestidas de flamencas, las jóvenes con trajes de última moda, los grandes bueyes que tiraban de la carreta, el tamboril... No obstante, para el granadino no pasó desapercibido que el cortejo era un poco menor que otros años.

La carreta con el Simpecado iba tirada por bueyes y exornada con grandes centros de flor en tonos amarillos y morados. Una carreta muy conocida en el mundo rociero e identificativa cien por cien de la ciudad de Granada al representar los arcos del Patio de los Leones de la Alhambra.

Desde Gran Vía se unieron las carretas que servirán de casa portátil para los romeros durante esta semana. Dentro, comida, bebida y todo lo necesario para vivir este camino con ciertas comodidades que, por cierto, cada vez son más ya que las carretas van ganando en comodidad y espacio. Es cuestión del ingenio de los dueños aprovechar al máximo el espacio para que entre todo.

Tras pasar por Reyes Católicos y Puerta Real se produjo uno de los momentos más esperados, el rezo ante la Patrona de la ciudad, la Virgen de las Angustias. Y desde allí, el comienzo de un camino que es duro, cargado de vivencias personales y religiosas y que, pese a todo, tiene un significado: llegar ante la Virgen del Rocío.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios