Cástaras roza el sueño del pleno empleo con un solo desempleado

  • Las Gabias y Alhendín se postulan como los municipios con más parados por habitante

Ni el gabinete técnico de Obama, ni los asesores laborales de Zapatero. El secreto para el pleno empleo lo custodian los vecinos del apujarreño municipio de Cástaras, donde han conseguido que su población inscrita en las listas del Inem se limite a una sola persona. "Yo creía que no había nadie", bromea el alcalde de la localidad, Jesús Alberto Carbelo, quien asegura desconocer quién es el vecino parado.

No obstante, el primer edil admite que una de las razones para que sea el municipio granadino con menos desempleados es que hay muy poca gente en el pueblo, aunque puntualiza que influye mucho el hecho de que la mayoría de los habitantes regente empresas propias. No sólo Cástaras está contento tras los últimos datos oficiales; junto al él, otros seis pueblos registran menos de diez parados, como ocurre en Alicún de Ortega, Dehesas de Guadix, Ferreira, Gobernador, Juviles y Lobras.

En esta lista querrían estar Las Gabias, Alhendín o Cijuela, ya que lamentablemente estas tres poblaciones reflejan la mayor tasa de parados por número de habitantes. ¿La causa? La crisis del ladrillo, que ha paralizado el sector de la construcción, básico para estos tres municipios. "De las cinco industrias de la construcción que había en el municipio, sólo queda una y la mayoría de naves y empresas están relacionadas con esta actividad", explica la alcaldesa de Las Gabias, Vanessa Polo.

"Alhendín no ha explotado en otros sectores y la expansión que se estaba produciendo fue cortada por la crisis, a lo que hay que sumar el abandono de la agricultura", agrega el alcalde de Alhendín, Miguel Ángel Gamarra.

Ahora bien, los ayuntamientos afectados por la problemática del desempleo se afanan en encontrar soluciones al paro y fomentar la creación de puestos de trabajo, bien mediante la constitución de medidas propias (como la puesta en marcha de cursos de formación), bien a través del aprovechamiento de los planes autonómicos y centrales. "No tenemos capacidad para solventar un problema de tal magnitud pero al menos aportamos nuestro granito de arena", confiesa Gamarra, quien afirma que el municipio ha sacado todo el jugo a los planes E y Proteja.

En lo que todos coinciden es en el deseo de que el próximo año los municipios que dirigen se posicionen en el otro lado de la lista. "Expectativas e ilusión tenemos muchísimas, así que esperemos que se genere empleo", comenta Polo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios