El juez dicta una orden de alejamiento para el vecino conflictivo de La ChanaEl PSOE denuncia la falta de iluminación en la Carretera de la SierraIU denuncia que el Palacio de los Córdova cierre los fines de semanaTelefónica retira una antena ilegal coloc

  • Familias del edificio denuncian que el hombre sale del hospital, donde permanece ingresado, e incumple la orden de alejamiento entrando a la vivienda por el tejado

Los vecinos de la calle Norte de La Chana no terminan de dormir tranquilos. El pasado 16 de enero ingresaron en el hospital al conflictivo propietario del bajo que derribó un muro maestro del edificio y un juez le impuso una orden de alejamiento del edificio que le impedía acercarse a menos de 400 metros del bloque hasta que se produjera el juicio por las múltiples denuncias vecinales.

Pero la medida no ha sido todo lo efectiva que esperaban los vecinos que denuncian que el hombre sigue entrando a la vivienda por el tejado, ya que después de que rompiera la puerta de entrada, tuvieron que cambiar la cerradura. Ante esta situación se han dirigido varias veces a la Policía para alertarles de la situación encontrándose con que los agentes no tenían constancia de dicha orden de alejamiento.

"En el hospital nos dicen que está ingresado pero por aquí lo hemos visto varias veces y tenemos miedo porque sigue haciendo hogueras y hay bombonas de butano en el bajo", explica Carmen Vílchez, una de las vecinas del edificio.

La preocupación de las familias de la calle Norte es tal, que incluso han acudido al Hospital Virgen de las Nieves, a la planta de psiquiatría, para conocer cuál es exactamente el estado de salud del hombre. "Los médicos nos dicen que cuando esté mejor tendrá que salir de la planta y que tendrá que acostumbrarse a vivir con gente", apunta Carmen Vílchez. Pero los vecinos aseguran que siguen teniendo miedo, y le piden al Ayuntamiento que acuda para limpiar toda la zona "que está llena de basura".

El calvario de las familias de la calle Norte comenzó hace unos cuatro meses, cuando este vecino compró el bajo del edificio. Desde entonces las hogueras y los golpes han sido la tónica dominante en el inmueble. La situación llegó a tal extremo que los vecinos le pidieron al Ayuntamiento que los realojara en otro edificio.

El pasado mes de diciembre la Gerencia de Urbanismo tuvo que desalojar al hombre y trasladarlo al albergue para indigentes de Santa Paula ya que vieron que la estructura del edificio corría peligro y había que apuntalarlo. Pero un día después el hombre ya estaba en la vivienda de nuevo.

"Vive en unas condiciones insalubres, rodeado de animales, de escombros y basura, en una casa abierta a la intemperie y provocando la inseguridad de los vecinos", se quejan las familias que aseguran que sienten el mismo peligro "que el que lleva una bomba encima". Hace algunos meses la Asociación de Familiares de Enfermos con Alzheimer le pidieron al Ayuntamiento que hospitalizara en un centro a este vecino ya que consideran que no está capacitado para vivir solo. El hombre está hospitalizado pero no podrá quedarse ingresado en el centro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios