Alicia Relinque. directora del Instituto Confucio

"En China son más abiertos para recibir investigadores"

  • Esta especialista en literatura clásica china, arremete contra los tópicos que abundan sobre el país asiático

  • "La barrera es más fuerte aquí que allí"

Alicia Relinque y Lü Wenna, directoras del Instituto Confucio de la UGR. Alicia Relinque y Lü Wenna, directoras del Instituto Confucio de la UGR.

Alicia Relinque y Lü Wenna, directoras del Instituto Confucio de la UGR. / carlos gil

-¿Por qué les molesta tanto a los sinólogos que se hable de China como cultura milenaria?

-Es una cosa muy personal. Muchas veces cuando se utiliza el adjetivo de milenario como sinónimo de que siempre ha sido igual, que no avanza. Se utiliza así y eso es lo que intento rebatir. China ha tenido muchísimos cambios, tan convulsos como los nuestros. Cuando se aplica milenario se estanca a China en esa cosa cultural, tradicional... y es una potencia en inversiones tecnológicas y en Ciencia. Mi especialidad es la literatura clásica china, pero me gustaría que la gente supiera que China es muchísimo más. Está a la vanguardia de muchísimas cosas.

-Tener un instituto como el Confucio en Granada es una puerta para atraer talento más allá de los horizontes tradicionales, como pueden ser Latinoamérica o Europa...

-Desde luego. Antes de que estuviera el Instituto Confucio había muy pocas oportunidades de irse a China con una beca. Ahora se han multiplicado las becas. Tenemos una media de 30 alumnos que se van cada año a China a estudiar. Es una política de China atraer a estudiantes, pero lo han canalizado a través de los Institutos Confucio y ha favorecido eso. Gracias al Confucio podemos invitar a especialistas muy importantes, para másteres, grados... Es una enorme oportunidad.

"El inicio fue duro, fue difícil crear espacios... pero estamos rompiendo nuestros límites"

-Este año celebran su décimo aniversario. ¿Qué balance realizan?

-Ha sido una progresión continua. El inicio fue duro. Fue difícil romper, empezar a crear espacios... el ejemplo de que hemos avanzado es la celebración de la gala del nuevo año chino... la sala de la ETS de Edificación se llenó. Estamos rompiendo nuestros propios límites.

-Lo chino siempre ha tenido interés, pero ¿hay demasiadas barreras? La lengua...

-En China hay muchísimas universidades que ofrecen másteres en inglés. Es una herramienta habitual el uso del inglés. En China puedes moverte relativamente bien, y, como hay mucho dinero, van personalidades a impartir cursos... es más una barrera mental. Y en la calle es muchísimo más fácil comunicarse de lo que la gente cree. De verdad.

"Nos mudaremos este año a un espacio más abierto, al Palacio de la Jarosa, donde está Posgrado"

-¿Seguro?

-Sí. No es como estar en Estados Unidos, pero me pregunto ¿cuánta gente va a Alemania? También es un idioma muy distante. Pensando en las posibilidades de incorporarse a un grupo de trabajo o de investigación, la lengua de trabajo es el inglés.

-¿Qué piensan ellos del nivel de investigación de aquí?

-A nivel de la calle, la visión de la gente de España, es conocida y hay una consideración de que es un país con una historia muy larga. Muchas veces, lo que nos pasa a nosotros, parece que si un investigador viene de Estados Unidos es más guapo, más alto y más todo. Les pasa un poco lo mismo. Mi experiencia es que ven el trabajo real, son más abiertos para recibir investigadores. Aquí se piensa que si es chino no es tan bueno como un alemán. Creo que la barrera es más fuerte aquí que allí. Los chinos están con las antenas muy bien puestas para ver lo que hay fuera.

"En la calle es muchísimo más fácil comunicarse de lo que la gente cree. De verdad"

-¿Qué caracteriza al Instituto Confucio de Granada?

-En España hay otros ocho Institutos Confucio. Nuestra universidad socia es la de Pekín, con mucha reputación. Promovemos mucho, aparte de la divulgación, la presencia en los máster y estudios de grado. Además, dentro de los Institutos Confucio, a Granada se nos reconoce allí en China. Nuestro centro es pequeño si se compara con los de Madrid o Barcelona, pero estamos especializados en cubrir el espacio académico.

"Vamos a promover una colaboración con China para remodelar unos jardines en el campus de Cartuja"

-¿Cambiarán de sede? ¿Qué proyectos tienen?

-Nos mudaremos este año a un espacio más abierto al público, al Palacio de la Jarosa, donde está ahora la Escuela de Posgrado, que se muda a Biosanitaria. Tenemos proyectos muy bonitos. No sabemos si saldrá, pero hay un proyecto de mejora del campus de la Cartuja y vamos a proponer una colaboración con China. Se van a remodelar con unos jardines, con cofinanciación de los fondos de Hanban, para crear un espacio de la literatura. La idea del intelectual siempre está asociado con el jardín y sería plantearlo desde esa perspectiva. En junio habrá una exposición de libros infantiles, otra sobre la década de los 80, otro proyecto para traer un cocinero chino... Este año organizamos además en junio la reunión de los Institutos Confucio de la Península Ibérica, un encuentro que vamos a unir con nuestro décimo aniversario.

-También está el proyecto de extenderse a Málaga y Sevilla...

-Tenemos que pasar por la Universidad de Málaga para ver la posibilidad de crear un aula del Instituto Confucio allí. Crear esa aula es pensar que las actividades que se hacen aquí se puedan hacer allí también. La idea es expandir e intentar que China entre en más espacios. En Málaga están abiertos a hacer colaboraciones de distintos tipos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios