Encuentros en el palacio de los patos l Ernesto Páramo y Enrique Gámez www.hospes.es // www.fuenso.com

Ciencias y artes en la Granada del siglo XXI

Comentarios 0

Ernesto Páramo. He observado que en los últimos años en España hemos dado un enorme salto en cuanto a orquestas se refiere. Sin comparamos a España con otros países, como Francia o Alemania, hemos pasado de cero a cien en muy poco tiempo. Me pregunto si tenemos la base económica y social como para dar un salto tan rápido. Recuerdo yo que hace años sólo había dos orquestas. Ahora, en Galicia hay dos o tres, en Andalucía hay tres o cuatro. No sé si hay tejido socioeconómico suficiente o si el crecimiento debería ser más lento...

Enrique Gámez. La cuestión de las orquestas españolas está en relación directa con la formulación del Estado. La responsabilidad de las orquestas españolas es del Estado y de las Autonomías. Incluso es más de las Autonomías que del Estado. El Estado español sólo tiene una orquesta, la Nacional de España. Las demás son orquestas autonómicas y la pregunta habría que trasladarla a autonomía por autonomía. Habría que ver en qué medida cada autonomía puede sostener el concierto de orquestas. El panorama, en cuanto a número de orquestas, no es muy distinto al de otros países como Alemania, Francia o Inglaterra. En Italia muchas han sido arrasadas en la época de Berlusconi ante un Estado que da la espalda completamente a la cultura y que piensa que los responsables culturales tienen que conseguir la fuente de financiación sea como sea al margen del Estado. Creo que el futuro de las orquestas españolas, así como otras estructuras culturales, teatros de ópera, compañías de danza, tiene que estar en relación directa con una buena ley de mecenazgo y una ley de co-responsabilidad pública. También sería bueno saber los desequilibrios culturales que hay dentro de España. Hay zonas del país que tienen muchas orquestas y otras que no tienen. No sé si es bueno para la cohesión cultural todo ese desequilibrio entre unas autonomías y otras.

E.P. Creo que en ese de cero a cien en que hemos pasado rápidamente se han quemado demasiadas etapas en muy poco tiempo...

E.G. Yo creo que, de un modo u otro, había que hacerlo. Si quieres empezar a crear todo aquello que en otros países de Europa se ha creado en los últimos 300 años sin ningún problema, había que hacerlo así. España ha tenido en los dos últimos siglos una sequedad absoluta en toda la administración educativa. Ahora, el sistema autonómico ha sido el que ha permitido que existiera todo este avance. Hacía falta crear estructura: orquestas, teatros, público... todo lo que se supone que es el ámbito de un país culto.

E.P. A mí lo que me llama la atención es la gran demanda que ha habido en España en los últimos años de conservatorios. Me ha parecido de una gran riqueza cultural. Es fantástico que la gente normal quiera más cosas culturales. Hemos dado un gran salto. Respecto a Granada, creo que puede haber muchas colaboraciones entre el Festival Internacional de Música y Danza y el Parque de las Ciencias. Ya la ha habido antes.

E.G. Sí, debe haberla.

E.P. La cuarta fase de ampliación va a implicar un gran cambio de infraestructuras. También hay una línea de trabajo que a mí me gusta muchísimo. Estamos en contacto con unos artistas de Londres, Cabaret Mechanical, y son los que mayor tradición tienen en Europa respecto a los autómatas artísticos. Vamos a traer una exposición que a mí me encanta porque muestra la frontera tan difusa que hay entre la ciencia y el arte como es el mundo de los autómatas. Espero que Granada se posicione en ese nivel y adquiera cierto liderazgo a nivel nacional e internacional. Estoy seguro de que con el festival tendremos complicidades para poder hacerlo.

E.G. Lo cierto es que Granada está cambiando mucho con iniciativas como la del Parque de las Ciencias.

E.P. Muchas veces no nos damos cuenta de que el Parque de las Ciencias es un recién nacido, aún está en pañales. Sólo tiene 13 años. A mí me ma mucha alegría que la gente piense que está ahí de toda la vida. Lo cierto es que hemos crecido muy deprisa y hasta ahora no habíamos tenido realmente los recursos, los medios, para poder hacer cosas interesantes. Ahora sí vamos a poder hacerlo, ahora vamos a tener la infraestructura suficiente. La ampliación del parque es todavía bastante desconocida, y no sé si eso será bueno o malo. Pero lo cierto es que estamos siendo la envidia de otras muchas ciudades de Andalucía. No hay una infraestructura ahora mismo en España tan grande como la que se está haciendo en Granada. Como elemento estratégico para Granada vamos a reforzar la oferta cultural de la ciudad de una manera imbatible a nivel nacional. Granada con la Alhambra, con la Orquesta Ciudad de Granada, con el Festival Internacional de Música y Danza, con el Centro Cultural y con el Parque de las Ciencias va a tener una oferta cultural increíble.

E.G. Es cierto. Está el Parque de las Ciencias, el Centro Cultural de CajaGranada con la ampliación, el edificio de Caja Rural con su auditorio, el futuro Espacio Escénico, el Campus de la Salud... Sin darnos cuenta tenemos enfrente de nosotros una cosa que se puede llamar Ciudad de las Artes, de la Ciencia y de la Salud. No sólo se potencia el conocimiento y la divulgación científica, el conocimiento y la divulgación cultural y toda la infraestructura que aporta, además, el Campus de la Salud. Yo creo que sería bueno que hubiera un paso definitivo para una reordenación urbanística de esta zona para que estuviese dotada de una buena infraestructura de comunicación, con desarrollo del metro o un bono de autobús turístico. Todo esto va incidiendo en dar a conocer la imagen de una nueva Granada con un potencial enorme que se suma a todo lo que ha sido Granada.

E.P. En mi opinión, hay algo que sí querría reivindicar y es la forma extraña en que se trata de diferenciar ciencia de cultura, cuando la ciencia es cultura. Por un lado se habla de literatura y por otro lado se habla de ciencia. Alguien decía que un científico se avergüenza si no conoce a Shakespeare y, sin embargo, mucha gente de lo que se conoce como Humanidades a veces hasta se vanagloria de no conocer lo que hace determinado científico.

E.G. Yo también creo que es ridículo diferenciar lo que es cultura de ciencia. Incluso las dos palabras empiezan por la misma letra. La música, por ejemplo, no podría existir sin ciencia. Es pura matemática. Los instrumentos se construyen por conocimientos científicos. Por eso creo que es tan adecuado que el Parque de las Ciencias esté dentro de todo el entramado cultural de Granada. Forma parte de un todo que confluye para realzar la imagen de una ciudad nueva.

E.P. Yo pienso que lo esencial ahora es dejarse de complejos respecto al potencial de Granada. Yo he traído a ponentes de primer nivel mundial que sólo aceptaron venir porque era Granada. Eran científicos que sólo dan tres conferencias al año: una en Nueva York, otra en Londres y otra en Granada. Ése es el tirón que tiene la ciudad a nivel internacional. Ahora es el momento de que todos nos quitemos los complejos y seamos una piña para defender los intereses de la ciudad y sacarle el máximo provecho a todas las posibilidades que tiene para su desarrollo en el futuro. Pienso que es hora de avanzar.

más noticias de GRANADA Ir a la sección Granada »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios