El Clínico pide una semana a los nueve eventuales para definir sus contratos

  • La dirección citó ayer a los médicos de Urgencias que se niegan a renovar sin mejoras · El decreto MIR descontrola el servicio

La dirección médica del Hospital Clínico citó ayer a los nueve médicos eventuales del servicio de Urgencias que se han plantado y se niegan a firmar el contrato 'basura' que les ofrecen a partir del 16 de marzo. Tras la publicación de sus reivindicaciones, los encargados de la gestión han pedido a los afectados una semana de plazo para definir una nueva propuesta de contrato, porque saben la necesidad del personal en el servicio.

Según los afectados, se les ha pedido una semana para ver la resolución de las interinidades que ofrece el SAS y la reordenación del servicio de Urgencias, pero se dejó claro que están decididos a no renovar con los llamados contratos diferenciados (noches de 20:00 a 08:00 horas, fines de semana y festivos). Y les dicen que todo depende de Sevilla, de lo que autorice la Administración. Es decir, que les propondrán un contrato una vez que se decida cómo se van a dar las seis interinidades del servicio (aspecto que se negocia hoy de nuevo en mesa sectorial y que enfrenta a sindicatos y Salud por si se adjudican por bolsa o por experiencia y antigüedad en el servicio) y se vean las necesidades de personal con el reajuste de plantilla.

La situación está generando el desánimo entre los médicos, pues no saben aún cuál va a ser su futuro laboral y la propuesta les llegará sólo una semana antes de cumplir sus contratos, que vencerán el 15 de marzo.

Mientras, el servicio sigue sufriendo la aplicación del plan que regula el funcionamiento de las Urgencias con el nuevo decreto de trabajo de los MIR de primer año, que entró en vigor el lunes.

Desde entonces, los facultativos -en los dos hospitales- están soportando la sobrecarga de trabajo que supone tener que dejar el puesto para firmar las altas que los residentes de primer año no pueden rubricar. Cada varias horas hacen rondas para firmar las altas, que se dan hasta con demoras de cuatro y cinco horas. Además, el facultativo tiene que volver a valorar al paciente para estar seguro de la firma.

La situación no es buena y se espera se agrave este fin de semana, cuando el servicio estará bajo mínimos. Si lo normal es que haya 15 médicos adjuntos para todo el servicio, el viernes, sábado y domingo se quedarán con cinco, por la coincidencia también del día festivo.

Por otro lado están los residentes del Virgen de las Nieves, que plantean huelga si no se define un plan que no afecte a su formación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios