Cocina creativa y variada para luchar contra la anorexia y la bulimia

  • Más de 30 personas han participado en la clase de la escuela terapéutica de Adaner

La imaginación en la presentación de los alimentos, como un plato de lentejas colorido o una brocheta de melón, contribuye a luchar contra la anorexia y la bulimia, enfermedades psicológicas en las que los afectados perciben este tipo de cocina original como menos dañina para sus ojos.

Éste es uno de los métodos que han aprendido los padres de afectados por estas enfermedades en la primera escuela terapéutica creada en España para dirigirse a los familiares, organizada por el Instituto Andaluz de la Juventud y la Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa y la Bulimia de Granada (Adaner), en Víznar.

Más de 30 familiares han compartido experiencias, han intercambiado consejos, han llegado a conocer en profundidad la enfermedad y han adquirido estrategias para ayudar a que sus hijos, en su gran mayoría mujeres, vean la salida del túnel negro que atraviesan, donde viven con la obsesión de perder peso a toda costa, mientras ven a sus padres como "enemigos".

Una de las madres que han participado en los talleres terapéuticos, con una hija que padece anorexia desde hace más de tres años, asegura que los padres son "los primeros" que deben asumir la enfermedad para que luego la asuman sus hijas. Su hija llegó a dejar cartas debajo del colchón, tener doble personalidad fuera de casa y hacer chantajes emocionales. En su opinión, no existen hospitales de referencia donde puedan acudir los pacientes de este tipo de patologías.

Según el director de Adaner, Eduardo Oblaré, existen estrategias comunes para contribuir a la erradicación de la enfermedad, como mostrar apoyo a los hijos , seguir consejos de los terapeutas y "observar con el rabillo del ojo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios