El Colegio de Abogados ultima una gran operación inmobiliaria para unir servicios

  • El órgano colegial negocia la adquisición del antiguo edificio de la Delegación de Justicia, situado en Gran Vía, y la venta o alquiler de su dos sedes actuales en la plaza de Santa Ana y Cárcel Alta

El Colegio de Abogados de Granada está inmerso en un movimiento inmobiliario de gran calado que fluctúa entre tres emblemáticos edificios de la ciudad: las dos sedes que la institución tiene en la plaza de Santa Ana y Cárcel Alta y el edificio de Gran Vía que albergó durante algunos años la sede de la Delegación de Justicia.

Sin que la operación esté todavía cerrada, la idea del Colegio de Abogados pasa por desprenderse (bien sea con la venta o el alquiler) de sus dos sedes actuales y mudarse hasta el edificio de Gran Vía, actualmente en venta. El movimiento tiene un doble objetivo: por un lado unificar los demandados servicios del Colegio de Abogados, facilitando los trámites a los ciudadanos, y hacer frente a la crisis ya que así sólo tendrán que mantener un edificio.

Aunque el Colegio se ha interesado por otros inmuebles de la capital, tiene especial predilección por el de Gran Vía por su céntrica ubicación, por su extensión (más de tres mil metros cuadrados) y por su idoneidad en cuanto a las infraestructuras propias de una sede administrativa.

Los servicios que ofrece el Colegio de Abogados de Granada se disgregan en dos inmuebles: de un lado el edificio de Santa Ana alberga la sede principal del decanato, los servicios de honorarios y deontología, salones de actos, salas de juntas, de gobierno o la gerencia del colegio. El de Cárcel Baja incluye el servicio de orientación jurídica, de asistencia jurídica gratuita, el turno de oficio, la biblioteca y la fundación de estudios y prácticas jurídicas. Esta separación obliga actualmente a un ciudadano a, por ejemplo, poner una reclamación por honorarios en el edificio de Santa Ana y a hacer una gestión sobre el turno de oficio en Cárcel Baja.

Pese a la proximidad de los dos edificios, los inconvenientes para los ciudadanos son evidentes, de ahí que desde hace años la voluntad del Colegio de Abogados de Granada sea unificar sus dos sedes. La crisis también ha empujado a la institución a tomar esta decisión. Los dos edificios son propiedad del Colegio de Abogados.

Uno de ellos, el de la plaza de Santa Ana, incluso está catalogado y protegido artísticamente, por lo que tienen un valor muy importante, y también un gasto considerable ya que "hay que pagar dos veces el IBI, dos recibos de agua...", explicaron fuentes cercanas al organismo colegial.

De momento la mudanza no tiene fecha, puesto que antes habrá que cerrar la operación, pero las fuentes consultadas aseguran que el edificio de Gran Vía reúne las condiciones de idoneidad que el organismo está buscando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios