Condenados por demandar a su hermano fallecido para quedarse con sus bienes

  • Un abogado, ahora inhabilitado, les ayudó a redactar un contrato falso de compraventa de tres fincas 4 días después de su muerte

Comentarios 1

La Audiencia de Granada ha condenado a diez meses de cárcel a dos acusados por redactar, cuatro días después de la muerte de su hermano, un falso contrato de compraventa de tres fincas y utilizarlo para demandar al difunto para quedarse sus bienes, en lo que les ayudó un abogado, ahora inhabilitado.

La sentencia de la Sección Segunda de la Audiencia ha condenado a Francisca y José María M.L. a diez meses de cárcel por los delitos de tentativa de estafa procesal y falsedad documental tras un acuerdo en el que ambos aceptaron los hechos. La causa se remonta al 20 de julio de 2013, fecha en la que murió el hermano de los ahora condenados, que decidieron aprovechar el fallecimiento para incorporar a su patrimonio tres de las fincas que tenía en Baza. Para hacerlo, contaron con el asesoramiento de Esteban Javier J.L., un letrado en ejercicio y con antecedentes penales cancelados, que conocía el fallecimiento del hermano de los acusados y que ha sido condenado a diez meses de inhabilitación para ejercer la abogacía y el mismo periodo de prisión. Con el objetivo de legalizar la propiedad de las tres fincas y cuatro días después de la muerte del hombre, el letrado presentó una demanda contra el fallecido para lograr que se diera validez a un contrato de compraventa firmado entre el difunto y sus hermanos, demanda que en el reparto correspondió al Juzgado de Primera Instancia 1 de Baza.

En la demanda alegaron que el fallecido les había vendido las tres fincas mediante contrato privado por un precio total de 19.580 euros, y pretendían que un juzgado ordenara inscribir a su nombre los terrenos. Las pruebas periciales demostraron que tanto la demanda como el contrato se redactaron e imprimieron en el mismo ordenador e impresora y "sin prácticamente diferencia temporal" y que la firma del difunto la había realizado su hermano, por lo que los tres acusados elaboraron los documentos para quedarse la herencia del hijo del difunto, que vivía en Badalona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios