Condenan por intento de asesinato al músico que apuñaló a otro en la feria

  • La Audiencia le impone siete años y medio de prisión al concluir que le atacó con un abrecartas de forma súbita, inesperada y sorpresiva, para "acabar con su vida"

"Apreciamos que la conducta de José María P.G. estuvo presidida por el propósito de dar muerte a Francisco Miguel L.M.". A esta tajante conclusión ha llegado la Audiencia Provincial de Granada para condenar por intento de asesinato al músico que apuñaló a otro con un abrecartas en una caseta de Almanjáyar, durante la pasada edición de la feria de Granada. Los magistrados de la Sección Segunda han impuesto al acusado la pena de 7 años y medio de prisión.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Granada Hoy, el acusado, un músico de 60 años, no tuvo simplemente la intención de herir a su víctima, colega de profesión, cuando se encontraba tranquilamente sentado en una caseta de Almanjáyar charlando tras una actuación musical, sino que quiso "acabar con su vida". Prueba de ello serían el número de heridas que José María causó a Francisco Miguel (dos), la zona del cuerpo donde le apuñaló (tórax y abdomen) y el arma empleada (un abrecartas de 11 centímetros de hoja).

Asimismo, el tribunal granadino resalta que los numerosos testigos del hecho coinciden en que "el ataque fue súbito, sorpresivo e inesperado para el herido", que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y tardó dos meses en curarse. Además, si no hubiese sido atendido inmediatamente no hubiera podido contarlo, puesto que uno de los navajazos le perforó el pulmón y -como señalaron los forenses en el juicio- puso en riesgo su vida.

Una vez sea firme la condena , el acusado tampoco podrá acercarse o tener contacto con la víctima durante diez años. En cuanto a la indemnización que se establece en la resolución, asciende a 13.000 euros. En dicha cantidad se ha incluido el dinero que el herido ha dejado de ganar como consecuencia del tiempo que no ha podido trabajar como músico .

Los hechos ocurrieron el 6 de junio del año pasado, tras una actuación musical de la víctima en una de las casetas del ferial. Él y su agresor habían sido anteriormente amigos, pero en ese momento estaban enemistados. Antes de las dos puñaladas, el acusado pasó a Francisco Miguel el estilete por el cuello y fue al intentar zafarse cuando recibió los dos pinchazos.

Manuel Ramírez, abogado del herido, que ha ejercido la acusación particular, mostró su satisfacción por el contenido de la sentencia, en tanto que ha acogido todas sus pretensiones y, especialmente, "por cuanto queda evidenciado que la alevosa agresión sufrida por mi cliente no fue una pelea ni una riña sentimental".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios