El Consistorio cifra en 2,5 millones la deuda de la Junta por impago del IBI

  • El gobierno municipal aprueba en solitario el presupuesto de 2008, que registra un descenso de crecimiento del 0,25%

No hubo lugar a las sorpresas en el pleno para la aprobación de los presupuestos municipales del Ayuntamiento de Granada para 2008, salvo que los grupos políticos han acordado modificar para ejercicios venideros el proceso de elaboración y debate de los mismos. Así, las cuentas para el próximo año salieron con el apoyo de los 16 ediles del equipo de gobierno y con el rechazo sin fisuras de los dos grupos en la oposición (PSOE e IU), que, eso sí, presentaron sendas peticiones, por separado, solicitando la retirada de los mismos, que no fue atendida por el gobierno local.

La única nota inesperada corrió a cargo del portavoz municipal quien para defender la inclusión de ingresos procedentes de la "deuda histórica" que mantienen otras administraciones con el Ayuntamiento adelantó que la Junta ya ha reconocido el pago de 500.000 euros en concepto de recibos atrasados por el IBI. "Creo que la deuda asciende a 2,5 millones de euros, si bien la Junta no la reconoce toda", refirió.

Salvo este apunte, todos los llamados a protagonizar el debate, de una parte, el portavoz y concejal de Economía y Hacienda, Juan Antonio Mérida, y por otra, el portavoz del PSOE, Javier Torres Vela, y el edil de IU, Manuel Morales, trasladaron al pleno las posturas que en torno a los presupuestos ya han mantenido ante los medios de comunicación.

Así, Mérida volvió a culpar a las administraciones, en manos del PSOE -Junta, Gobierno central y Diputación- de un trato discriminatorio con el Ayuntamiento, al que, incluso, llegó a vaticinar que en un futuro "van a intentar asfixiar económicamente". Por lo demás, no dudó a la hora de calificar el presupuesto de "austero, acorde con los tiempos que corren" y negó que fuese regresivo.

Por contra, tanto PSOE como IU coincidieron a la hora de considerar el proyecto de "poco creíble" al prever ingresos -tales como la deuda del IAE o las previsiones del cobro de multas - de difícil recaudación. En este sentido, instaron al alcalde, José Torres Hurtado, a explicar qué servicios se dejarán de prestar si no se cumplen estas estimaciones.

Y una vez más, los barrios se tornaron en protagonistas. Unos, el PP, destacaron su labor, y, otros, la oposición pidió la vuelta de Plan de Barriadas Preferentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios