Consumo 'censura' 6.100 artículos

  • Los artículos de cosmética y droguería suponen el 50% de los productos retirados de la red comercial

El último artículo que el Ayuntamiento de Granada ha retirado del mercado ha sido un biberón. El artículo, que se podía adquirir en las conocidas tiendas tipo 'todo a cien' tenía mal registradas las medidas y los bebés ingerían menos leche o agua de la que debían. Su "censura" ha sido fulminante. Como este biberón, el año pasado el área de Consumo del Ayuntamiento de Granada retiró de la circulación comercial 6.100 productos, un 235 por ciento más que el año anterior en el que sólo quitaron de los mostradores 746.

El balance del área de Consumo refleja dos aspectos. Primero, que el Ayuntamiento se ha puesto manos a la obra para frenar la entrada de productos ilegales al mercado granadino y, segundo, y más importante, que cada vez son más los ciudadanos que ante una situación irregular denuncian el caso en la Oficina de Información al Consumidor. El equipo de trabajo de este servicio recibió durante estos últimos doce meses 22.617 consultas por parte de los granadinos, de las que 1.316 acabaron en la apertura del expediente sancionador.

La concejal del área, María del Carmen Sánchez, concretó ayer que más del 50 por ciento de la mercancía requisada pertenece al sector de la cosmética y la droguería. En total, 3.431 productos entre los que se encuentran pintalabios, lápiz de ojos, coloretes o pastas de dientes. Todos carecían de las indicaciones sobre su composición, no contenían pictograma de uso una vez abiertos e, incluso, se detectaron sustancias perjudiciales para la salud de los usuarios.

Siguiendo los pasos al sector de la cosmética se encuentra el de la juguetería. María del Carmen Sánchez detalló que en 2007 retiraron del mercado 313 unidades peligrosas. "Esta mercancía debe ser especialmente controlada porque sus destinatarios no detectan el peligro en los artículos ya que hablamos de niños". De hecho, la mayoría de los juguetes eliminados de la red comercial estaban compuestos por piezas tan pequeñas que podían producir asfixia al menor, registraron con sustancias tóxicas o tenían con un grado de decibelios -en el caso de ser sonoros- mayor de lo permitido llegando a provocar problemas auditivos a los pequeños.

Del balance anual realizado por el área de Consumo se destaca que la procedencia del 53 por ciento de los artículos "censurados" era China, el 28 por ciento ni siquiera detallaba su procedencia, seguido por el 5,3 por ciento que llegaron de España, Italia, Alemania Tailandia y Francia.

Se corrobora que son los hombres con más de sesenta años los que denuncian más las irregularidades en materia de consumo y que, por distritos, es el centro el que tiene una mayor concienciación para reivindicar la legalidad de aquellos que se compra y que se vende.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios