El Convento de la Concepción saca a la luz su colección de obras de arte

  • Inaugurado el museo religioso, que abrirá al público en unas semanas

Las monjas del Convento de la Concepción abren la puerta de su casa. Al cruzar el umbral, el visitante no sólo se encuentra con un edificio que por sí mismo merece la pena ser visitado, sino también con obras de arte de artistas de la talla de Pedro de Mena, Alonso Cano o Risueño, entre otros. El alcalde, José Torres Hurtado, inauguró ayer el museo de arte religioso que acoge desde ahora este monasterio. En él, junto a las pertenecientes a la orden religiosa, se exponen una serie de obras que aporta el Ayuntamiento, todas en torno al tema religioso, que no estaban a la vista del público y que encuentran ahora el marco perfecto para ser mostradas.

Durante cinco siglos las monjas de este convento han custodiado estas obras de arte y han ido añadiendo piezas a la colección, muchas de las cuales no han estado nunca a la vista del público y podrán por primera vez ser contempladas en visitas guiadas que comenzarán en unas semanas y que serán en principio la única forma de visitar el museo. Además, los organizadores anunciaron su intención de que se convierta en un "museo vivo", en el que se organicen diferentes actividades a lo largo del año.

"El encanto que tiene es que podemos adentrarnos en la obra de arte en el sitio para el que se creó y en el que permanece", enfatizó el principal artífice de la creación de este museo, Javier Martínez Medina, que también resaltó la ubicación única del monasterio, "en pleno Albaicín, con vistas por un lado al Sacromonte, San Pedro y la Casa Morisca y por otro, a la Catedral y la Granada cristiana". "Nos ayuda a comprender lo que significa la mezcla de culturas", apuntó Martínez Medina que se refirió también a la fuente nazarí del patio como huella de la influencia musulmana que queda patente en el monasterio.

"Cuando ya estaba todo listo", contó Martínez Medina durante la inauguración como muestra de la enorme riqueza del convento, "le pedí a una hermana que me dejara las llaves del arca para comprobar si había algo que quedara por incluir. Y me encontré con una serie de cartas de la Inquisición y del Emperador Carlos V". Estos documentos también se añadieron finalmente al museo y se exponen con el resto de obras, explicó.

Artesonados mudéjares, pinturas, esculturas, imágenes y una amplia colección de barro, forman parte de esta colección de arte religioso que reúne obras de distintas épocas y en las que hay un importante espacio reservado a la Virgen de la Inmaculada Concepción, venerada por esta orden, a la que está especialmente dedicada la Sala Capitular del convento.

Además, el museo completa su patrimonio cultural con una parte del monasterio dedicada a una colección de instrumentos musicales. El Centro de Documentación Musical de la Junta cuenta en el interior del monasterio con algunas piezas de gran valor, como el primer tocadiscos de papel o un gramófono de Edison, que conforman la única parte del museo que no está relacionada con el tema religioso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios