La Costa anuncia nuevas protestas por los reiterados retrasos en la A-7

  • Empresarios, políticos y hoteleros se sienten "engañados" tras las últimas palabras del secretario de Estado de Infraestructuras que no cree que la carretera esté antes de 2012

Engaño fue la palabra más utilizada ayer en las reacciones que se sucedieron tras el anuncio del secretario de Estado de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Victor Morlán, de que no podía decir que la A-7 estaría terminada en 2012, cuando no está adjudicado aún el tramo La Gorgoracha-Puntalón.

El alcalde de Motril y presidente de la Plataforma por las Infraestructuras, Carlos Rojas, afirmó que "el gobierno ya nos llevaba engañando desde hace 8 años, antes de comenzar la crisis ya estaban tardando los plazos y ahora la situación económica es insostenible y como veníamos advirtiendo no podrán asumir la finalización de la A-7 en los plazos que vino a anunciar el ministro" en su visita a Motril en febrero. "Para los ciudadanos de la Costa esta situación es un absoluto fiasco porque en estos 8 años se han traicionado sus intereses y necesidades en reiteradas ocasiones", apostilló Rojas.

El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios, Gerardo Cuerva, habló de "tomadura de pelo" y señaló que "la A-7 ha sufrido incontables retrasos en los últimos años, siempre en perjuicio de la provincia, y ahora el Gobierno admite lo que ya nos temíamos: que tampoco esta vez se cumplirán los plazos anunciados". Para Cuerva, el desarrollo de las infraestructuras es "imprescindible" para que Granada "pueda salir del agujero en el que nuestros gobernantes la han hundido". El líder de los empresarios granadinos cree que "Fomento se ha quitado definitivamente la máscara y ha admitido la realidad, porque lo que está claro es que en los últimos años no han estado engañando, un engaño que los granadinos no deberíamos consentir más".

Cuerva dijo que entiende "la coyuntura de dificultad económica que atraviesa el país, pero estamos seguros de que el recorte de gasto público puede ser mayor en otras áreas menos imprescindibles para la economía como las infraestructuras y el transporte". El presidente de la CGE abogó por realizar recortes a través de otras iniciativas, como la reducción de altos cargos públicos, la supresión de empresas públicas deficitarias o la privatización de algunos servicios públicos que ahora presta la Administración.

Y, de nuevo, comenzó a planear la sombra de la movilización en la Costa. "La actuación de Víctor Morlán merece que desde la Plataforma fijemos un calendario de movilizaciones en el que elaboremos una hoja de ruta que le deje claro al Gobierno que no vamos a ser cómplices de lo que se le está haciendo a la provincia", añadió Rojas.

También de movilizaciones habló el presidente de AECOST, Julio Rodríguez, asociación que lideró el 27 de julio del año pasado una multitudinaria manifestación para pedir precisamente el final de la A-7. "Volverán las manifestaciones si no se garantizan los plazos de la autovía", aseguró. "El ministro se comprometió en su visita a que la autovía estaría finalizada desde Málaga a Carchuna en 2012" y cree que eso se debe a que en Madrid no tienen suficiente peso Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios