Crean una plataforma cívica para cambiar el sistema de entradas a la Alhambra

  • Un grupo de profesionales turísticos ha puesto en marcha esta iniciativa para frenar una situación que provoca cancelaciones "a diario"

La plataforma Todos somos la Alhambra pide un "foro de diálogo". La plataforma Todos somos la Alhambra pide un "foro de diálogo".

La plataforma Todos somos la Alhambra pide un "foro de diálogo". / maría de la cruz

Los cambios introducidos por el Patronato de la Alhambra y el Generalife en el sistema de accesos al monumento, que eliminaba los subcupos y ampliaba a tres meses el plazo para reservar las entradas, no ha contentado a todo el mundo. Empresarios y trabajadores del sector turístico han puesto en marcha una plataforma cívica -Todos somos la Alhambra- para exigir la creación de un "foro abierto de diálogo" en el que se establezca un nuevo sistema que no perjudique a las empresas del sector, corrigiendo "una situación insostenible" que provoca cancelaciones de reservas "a diario" entre agencias de viaje, touroperadores internacionales y establecimientos hoteleros, que no pueden garantizar a a sus clientes la visita al monumento.

La plataforma, que ha elaborado un extenso manifiesto en el que hace un llamamiento "a un diálogo real y constructivo" ante la "nefasta gestión del Patronato", apunta que la nueva normativa accesos es "todavía peor" que el anterior, que ya era "descabellado". Según apuntan fuentes del colectivos, el nuevo sistema es "rígido, simplista, ineficiente y opaco". Aunque aplaude la eliminación de los "arbitrarios cupos y subcupos", indica que la nueva normativa "no permite a ningún operador turístico prever y garantizar a unos meses vista" la visita.

Los miembros de la plataforma -que nació hace un mes con la intención de ser un colectivo abierto a toda la sociedad que reúne a entes culturales, turísticos y económicos - recuerdan que el hecho de que las agencias tengan que realizar sus peticiones de entradas con tres meses de antelación deja fuera de juego tanto a quienes quieran organizar con tiempo las visitas y como a quienes necesiten entradas a última hora. El hecho de que el nuevo sistema permita que las entradas no confirmadas una semana antes vuelvan a ponerse en circulación tampoco es suficiente. "La puesta a la venta de un ínfimo cupo de entradas una semana antes no resuelve de ninguna manera las necesidades" del sector. Además, el reparto igualitario de entradas entre las agencias autorizadas (a razón de unas 400 o 600 cada una) hace que tengan la misma asignación unas cuantas agencias creadas ex nihilo y dedicadas a la "inadmisible reventa" que los operadores serios del sector.

De acuerdo con el manifiesto, el nuevo sistema conduce continuamente a cancelaciones de circuitos, abocando al cierre "a decenas de empresas dinámicas", que no pueden satisfacer ni un 10% de las peticiones de sus clientes.

Las críticas a la nueva normativa van a acompañadas en este caso de una batería de propuestas para mejorarlo, que pasan por la ampliación de horarios de visita a los Palacios Nazaríes; la puesta en marcha de un horario especial en fechas de alta demanda; el diseño de visitas más cortas por un lado y más completas para grupos con intereses culturales "más evidentes"; y la adecuación de los porcentajes de entradas a la estacionalidad y características del turismo.

En su manifiesto, la plataforma Todos somos la Alhambra -que de momento cuenta con una treintena de miembros- también critica el incremento de "controles abusivos" y medidas burocráticas, que afectan tanto a los visitantes como a los profesionales turísticos que trabajan en el monumento. Además, los promotores del colectivo cívico apuntan que no hay personal adecuado para mantener la vigilancia, y que mientras se "persigue" al turismo de grupo, se deja sin control al turista individual que pasea por los Palacios Nazaríes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios