Granada

"Creo que este referéndum es mucho más importante que unas elecciones"

  • El regidor promete retirar el proyecto y asumir que se ha equivocado si las urnas no le son favorables, pero pide a quienes se oponen al PGOU, sobre todo a los socialistas, que actúen de la misma forma

Comentarios 1

-Hace pocos días ha comenzado la campaña política para la consulta popular ¿Cómo va?

-Hay una campaña institucional en la que se informa de que el día 28 hay un proceso abierto, donde se estimula a participar y se informa en qué consiste la decisión que hay que tomar, y que cada uno actúe de acuerdo a su conciencia votando Sí o No. Desde el punto de vista de los partidos la campaña es distinta, cada uno tiene que posicionarse. Hay una posición clara por parte de Convergencia Andaluza, y ha habido un apoyo que quizás hasta ahora no se ha terminado de materializar por parte del PP. Por otra parte, tenemos lo que ha sido tradicionalmente la plataforma del No, con un 'No' permanente a todo posicionamiento de cara al futuro de la ciudad, y han estado defendiendo entre comillas, porque nunca han sido muy claros, anclar a nuestro municipio en el siglo XX. El PSOE se ha negado de forma sistemática a que los ciudadanos puedan dar su opinión sobre el modelo futuro de ciudad. Creen que es como preguntarle la hora a un burro.

-Llama la atención es el gran despliegue publicitario y hasta el momento no se ha dado una cifra del coste que ha tenido para las arcas municipales ¿Puede dar ese dato?

-La campaña que se está haciendo en absoluto difiere de la que vienen realizando las administraciones en otros procesos electorales de todo tipo. Yo he hablado con mucha gente y nunca nadie me ha preguntado por el coste de la campaña. Los únicos que están preocupados por eso son los señores del PSOE y sus adláteres, quizás porque prefieren no hablar de lo fundamental, que es que estamos decidiendo un modelo de ciudad donde hay una mayoría de la población que no comulga con sus tesis. Por eso hablan de lo accesorio. Le voy a dar un dato. Cada día de la crisis, desde hace ya más de un año, el Ayuntamiento está teniendo una disminución de ingresos en torno a 18.000 euros, dinero que se estaban dedicando al plan de inversiones municipales. Todo esto se ha parado por la crisis, de la que Chaves tiene una importante responsabilidad, que se propuso y ha conseguido quebrarle el espinazo al sector de la construcción y mandar a miles de andaluces al paro. ¿Eso no le preocupa al PSOE? Esta es la decisión más importante que va a adoptar esta generación, esto es mucho más importante que unas elecciones, porque dependiendo de cómo sea esta decisión vamos a determinar cómo vamos a utilizar nuestros recursos, cómo vamos a generar riqueza y qué ciudad se le trasladará a las futuras generaciones.

-Usted se centra en el PSOE, pero toda la oposición se ha pronunciado en contra de ese gasto, incluyendo al PP, que está a favor del Sí.

-Eso pasa por tener dos almas. No se puede estar en misa y repicando, apoyando a la vez a los que del sí y a los del no. Tras ganarle un pleito al Consejo de Ministros, no nos vamos a ahorrar dos duros para que la gente no se entere y luego decir que el proceso no ha servido para nada. Y los otros dos partidos (IU y PA) son subsidiarios del PSOE, no podrían vivir si no los financiara.

-Algunos de estos grupos han hablado de 150.000 euros para la campaña. ¿Es una cifra razonable?

-Yo no lo he contado, pero si es así, me parece que estaríamos siendo cicateros en gastar el dinero público en transmitir a los ciudadanos toda la información sobre la trascendencia de la decisión y sobre la necesidad de que participen. Si esa es la cifra, me parece que nos hemos quedado cortos.

-¿Cómo cree que valoraría la Junta los posibles resultados?

-En política no hay nada automático. ¿Si sale un Sí masivo quiere decir que la batalla está ganada? Pues no. ¿Si hay una participación baja quiere decir que está perdida? Tampoco. Lo que sí es cierto es que en una democracia, aunque sea con un régimen tan afianzado como el que tenemos en Andalucía, la opinión pública tiene un peso. Y quienes toman decisiones políticas no pueden pasar olímpicamente de los ciudadanos. Nosotros hemos dicho que si en el referéndum sale No, retiraremos este proyecto, reconoceremos que nos hemos equivocado. Lo mismo tendrían que hacer los señores de la plataforma del No. Pero prefieren maniobrar para conseguir desde Sevilla, con unos intereses extraños, lo que no logran en las urnas.

-¿No hay cierta confusión sobre el Plan que se va apoyar si se refiere a aquel de 2005 o al que se está tramitando actualmente?

-La pregunta es muy clara, que es la Aprobación Inicial del Plan. Se hace sobre esa porque nosotros pedimos el referéndum después de la Aprobación Inicial. Y si se realiza ahora, es porque los gobiernos de Zapatero y Chaves intentaron por todos los medios que no se celebrara. Lo que ha pasado por medio es que el Plan ha seguido avanzando, ha habido incluso cambios legislativos, y hemos tenido que ir adaptando el documento a esa norma. Planteamos un modelo de ciudad para 25 o 30 años, y ese modelo no se ha caído del documento de aprobación provisional. Los campos de golf y puertos deportivos quedan perfectamente recogidos. El modelo final es no depender del ladrillo. Eso se logra generando un fuerte sector de servicios que absorba mano de obra de la construcción, para que ésta baje su peso y aumente el sector terciario.

-¿Siguen llamando los inversores al Ayuntamiento para preguntar por sus proyectos, o por la crisis han dejado de hacerlo?

-Hay proyectos que se han quedado absolutamente paralizados. Hay muchas licencias otorgadas del Plan de 1987, y los proyectos están parados porque no hay demanda. Ahora mismo, poner un producto en el marcado es una situación temeraria porque no hay quien lo compre.

-Si el PGOU se aprobara definitivamente en breve, ¿qué cambiaría para el municipio?

-Se sabrá lo que se puede hacer y lo que no. Está claro que eso no supone que al día siguiente se reactive el sector, pero hay proyectos que no están afectados por la crisis y tienen financiación, como el centro lúdico comercial de la plaza de toros, el hotel de cinco estrellas que se está terminado o el plan parcial del Peñón del Lobo, parados porque la Junta prefiere tenerlos en los tribunales. Con lo que está cayendo, eso es una inmoralidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios