La resaca de las Cruces

172 jóvenes multados y 400 llamadas a la Policía

  • La rápida actuación de Inagra devuelve la limpieza a las calles que concentraron las mayores aglomeraciones

  • La Policía Local recibió 400 llamadas, cerró tres tiendas y puso 172 denuncias

Comentarios 1

Dice el refrán que "cada uno habla de la feria como le va en ella" y parece que, con las Cruces, pasa lo mismo. Mientras que el equipo de Gobierno afirma que este año se ha logrado aunar tradición y fiesta "contenida" gracias a un estricto control policial, grupos municipales como el PP denuncian que el PSOE ha vuelto a poner en el mapa del botellón a Granada. Lo curioso es que esto lo dice un partido que llegó a prometer en la anterior campaña electoral dos botellódromos extra. Detalles de hemeroteca aparte, lo cierto es que la fiesta de las Cruces transcurrió con seguridad gracias al arduo trabajo realizado por los agentes de la Policía Local que, apoyados por los efectivos de la Policía Nacional, emprendieron una auténtica cruzada contra el botellón con caballos y escudos incluidos para desalojar las zonas más masificadas de la ciudad que se centraron en dos puntos: el Albaicín y la Plaza de Derecho.

Dado que el pasado año cientos de jóvenes colapsaron Plaza Larga, los agentes de la Policía Local establecieron un dispositivo en cuatro puntos del Albaicín para controlar los accesos. Allí se reguló el tráfico de personas que se dirigía hacia el histórico barrio y, no solo eso. También se requisaron todas las bolsas de botellón y se tiraron las bebidas alcohólicas que portaban los jóvenes por las alcantarillas. Muy pronto se corrió la voz de que este año, el Albaicín, no era el sitio idóneo para hacer botellón. Así que los jóvenes se movilizaron hacia la Plaza de Derecho donde se produjo el colapso. La Policía Local no lo dudó e intervino con caballos en la zona. Lo curioso del caso es que no era la primera vez que la unidad equina irrumpía en la calle San Jerónimo. En 2006 y también con motivo de las Cruces de mayo se formó un macrobotellón multitudinario que tuvo que ser desalojado al galope.

En 2006 ya hubo un botellón en Derecho que también movilizó a la unidad equinaIU propone que las barras incluyan mesas y sillas para evitar las aglomeraciones

En total, según indicó ayer el portavoz de la Policía Local, Jacinto Sánchez, durante las Cruces se clausuraron tres establecimientos por la venta de bebidas alcohólicas a menores. Además, se pusieron 172 denuncias por hacer botellón pero sobretodo por miccionar en la vía pública. También hubo un total de trece multas por tenencia de distintos estupefacientes.

Además, durante la tarde de las cruces y la noche los agentes recibieron más de 400 con requerimientos ciudadanos que pudieron ser resueltos. Respecto a la limpieza, cabe resaltar la labor de los operarios de Inagra que, coordinados con un fuerte dispositivo devolvieron rápidamente a la ciudad su limpieza en puntos calientes como la citada Plaza de Derecho. Tanto el portavoz de la Policía Local, Jacinto Sánchez, como la viceportavoz del equipo de Gobierno, Ana Muñoz, destacaron la normalidad con la que se desarrolló la fiesta que, pese a las cifras de denuncias y actuaciones no contó con incidentes graves. "Queremos destacar nuestra satisfacción por el buen desarrollo del Día de la Cruz", dijo la concejal quien recordó que, con las barras y las actividades organizadas como las actuaciones de baile se ha logrado recuperar "la fiesta tradicional". Muñoz agradeció también a todos los colectivos y organizaciones que se han esmerado para vestir unas cruces de primera, engalando la ciudad en este día tan especial.

Del otro lado, grupos municipales como el Partido Popular denunciaron que la fiesta del Día de la Cruz sólo ha servido para volver a poner en el mapa a Granada como ciudad donde proliferan los botellones sin ningún tipo de control.

El grupo municipal del PP acusa a Cuenca de "tomarle el pelo" a los granadinos al intentar "vender" que se garantizó la seguridad, cuando la verdad es que hubo "cientos de jóvenes bebiendo en lugares no autorizados".

La portavoz, Rocío Díaz, destacó que, al igual que el año pasado, las barras han sido "la excusa perfecta" para "causar molestias a los vecinos" y mantuvo que, pese a lo que digan los socialistas, hubo falta de previsión y de policías locales. El presidente de Nuevas Generaciones y concejal del Ayuntamiento, Rafael Caracuel, incidió en que este nuevo "despropósito" demuestra que el gobierno local es "incapaz" de atajar el consumo de alcohol en la calle y de ofrecer a los jóvenes "alternativas de ocio saludables".

El portavoz de Ciudadanos, Manuel Olivares, abogó por buscar un equilibrio para la celebración de esta fiesta que, a su juicio, ha evidenciado la merma de la plantilla de la Policía Local.

Por su parte, el portavoz de Izquierda Unida, Francisco Puentedura, remarcó que recuperar la fiesta no se limita a poner las barras. El edil consideró que para devolver el brillo a la fiesta se deberían establecer barras con mesas y sillas, tablaos y música flamenca que, de forma natural, creen un ambiente festivo de cruces y no favorezcan las aglomeraciones de jóvenes como la ocurrida en la Plaza de Derecho. El edil, también echó en falta una mejor coordinación policial para sofocar los conatos de botellón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios