Un conato de incendio en el Cuarto Real de Santo Domingo obliga a intervenir a una patrulla municipal

  • El recinto, ahora protegido, sufrió otro suceso similar en el verano de 2006, éste intencionado

Por unos momentos, los vecinos de la zona revivieron el miedo que pasaron en agosto de 2006. Sucedió ayer por la tarde en el Cuarto Real de Santo Domingo y, afortunadamente, no tuvo consecuencias. Unos matojos empezaron a arder y, aunque los bomberos fueron avisados, su concurso ni siquiera hizo falta, porque los agentes de una patrulla de la Policía Local se encargaron de sofocar las llamas.

El conato de incendio se produjo en torno a las cuatro de la tarde y por el momento se desconoce cuál fue la causa, aunque es cierto que a esos vecinos les vino a la memoria que en ese lugar han abundado en el pasado los hechos vandálicos. No sólo el fuego que se produjo en el verano de 2006, sino también, anteriormente, el robo de unos grifos y de un relieve de madera del interior del edificio, de propiedad municipal desde el año 1990.

Fue precisamente la proliferación de actos vandálicos, sobre todo durante el periodo en el que duraron las obras de restauración, la que llevó al Consistorio a tomar medidas para reforzar la vigilancia. Así, el año pasado se acordó instalar en el recinto -incluido en el catálogo de Bienes de Interés Cultural- cámaras de seguridad y alarmas, así como encargar su custodia a unos agentes de seguridad, reforzados puntualmente por agentes de la Policía Local.

Ayer, un portavoz de este último organismo significó que el Cuarto Real de Santo Domingo "nunca está solo" y que esa circunstancia fue decisiva para que el conato de incendio no pasara a mayores.

El portavoz minimizó las consecuencias del siniestro enfatizando que ni siquiera hizo falta que intervinieran los bomberos. Pero reconoció, eso sí, que hubo alarma entre los vecinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios