Cuenca tiende la mano al PP pero advierte que habrá "una línea roja"

  • El portavoz del grupo socialista aboga por un gran pacto por el empleo y apuesta por el diálogo permanente aunque no tolerará que se traspasen los límites de la ética

Un gran pacto por el empleo para, desde el ámbito más local, ofrecer una respuesta al principal problema de los granadinos. Esta es la sugerencia que ayer vertió el portavoz municipal socialista durante su intervención en el pleno de constitución de la nueva corporación municipal. Pero sus buenas intenciones se encontraron con el rechazo más absoluto del portavoz del equipo de gobierno, Juan García Montero, que en un tono muy crítico aseguró que los populares ya intentaron sacar adelante un pacto por el empleo sin que la Consejería de Innovación los apoyase. La dureza de sus palabras sorprendió a buena parte que los corporativos, ya que contrastó con el tono conciliador de Cuenca, que tendió su mano para brindarse a realizar una oposición "leal, constructiva y "vigilante", instando a sus compañeros a trabajar desde el lunes para crear puestos de trabajo.

El socialista, que no tuvo palabras para los gritos de los indignados que se concentraban en la Plaza del Carmen -a pesar de que hace unos días se ofreció como su interlocutor- se refirió a la necesidad de que los políticos se impliquen con la ciudadanía, "desde la participación, la transparencia y el diálogo". Al respecto, se mostró partidario de crear "espacios de participación junto con la ciudadanía para que los granadinos se sientan implicados en la vida de su ciudad". Eso implica, a su juicio, que la participación no se limite a las reuniones mensuales de las juntas municipales de distrito, porque quedarse en eso es, según dijo, algo "obsoleto".

También reconoció que Granada se juega mucho en los próximos años, citando proyectos como la culminación del Metropolitano, la llegada del AVE en la ciudad o la culminación del Centro Lorca, paralizado desde agosto. En todos estos asuntos, según aseguró, su grupo "pondrá por encima siempre los intereses de Granada".

El portavoz, como tantas veces ha explicado durante la campaña, insistió en la importancia de cohesionar socialmente los diferentes barrios de Granada, con especial atención a la zona Norte, La Chana o el Zaidín, barrios que necesitan, en sus palabras, "que miremos más allá de las supuestas rentabilidades electorales". En cuanto a los nuevos barrios, instó a impedir que se conviertan en ciudades dormitorios para llegar a ser más que calles con bloques de hormigón.

Cuenca también abogó por la transparencia en la gestión de la cosa pública: "como no hay nada que esconder, abramos las puertas del Ayuntamiento. Es la casa de todos los granadinos", afirmó.

Por último, el portavoz de los socialistas se dirigió al alcalde y le manifestó que tendrá a su grupo "a su lado para construir juntos la ciudad que Granada puede llegar a ser". Sin embargo, advirtió que no le encontrarán "en la confrontación estéril que busca el desencuentro sin más". Así, habrá una línea roja marcada por "los límites de la ética propia de una sociedad democrática".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios