El Defensor ve bien que se delimite la prostitución ante las quejas vecinales

  • Los vecinos de la zona Norte aseguran que las chicas ejercen esta actividad en la vía pública

El Defensor del Ciudadano, Melchor Sáiz-Pardo, reconoció ayer que varias asociaciones de vecinos de la zona Norte se han dirigido a a su oficina para quejarse de la prostitución que se registra en los aledaños de la Carretera de Jaén. Los vecinos lamentan que la actividad se lleve a cabo en la vía pública, en los parques y aledaños sin que exista ningún tipo de control, por lo que el Defensor pidió que la ordenanza de la convivencia establezca sitios habilitados a tal efecto. "Podríamos establecer un símil entre este caso y el del botellón en cuanto que los dos requieren que se delimite un espacio para ejercer esta actividad que, recordemos, no es delictiva", argumentó el Defensor del Ciudadano, quien valoró positivamente la posibilidad de regular esta actividad.

"Esto supondría una mejora sustancial de las condiciones de salud en las que se ejerce la prostitución", añadió el Defensor, quien opinó que la nueva ordenanza de la convivencia será una herramienta muy valiosa para la ciudadanía que mejorará considerablemente la conducta de los vecinos. De momento ya se ha creado un borrador de la nueva ordenanza y una nueva institución: el observatorio de la convivencia, formada por representantes de los distintos partidos políticos, el Defensor del Ciudadano y un asesor jurídico.

El observatorio es un órgano de control que vigilará la aplicación de esa nueva ordenanza y velará por su aplicación. "Cuando el observatorio vea que no se cumple la ordenanza, a través del equipo de gobierno se podrá llamar la atención de los aspectos que no se están llevando a cabo", manifestó Sáiz-Pardo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios