Después de las doce uvas, puchero

  • El concejal de Cultura, Juan García Montero, presentó ayer la fiesta de Nochevieja que el Ayuntamiento organiza en la Plaza del Carmen, que contará este año con la actuación del grupo El Puchero del Hortelano

Ya está todo listo para despedir 2007 desde el Ayuntamiento; sólo falta montar el escenario, que este año -como novedad- estará ubicado en la puerta de la casa consistorial, en lugar de delante de la calle Navas, según anunció ayer el concejal de Cultura, Juan García Montero, quien presentó la tradicional fiesta de Nochevieja que se celebrará el próximo lunes en la Plaza del Carmen.

La necesidad de instalar una mayor estructura para soportar el sistema técnico y los instrumentos musicales ha motivado el cambio. De este modo, los componentes del grupo El puchero del Hortelano -los artistas invitados en esta edición del cotillón municipal- podrán desplegar todo su arte. "Somos un grupo de flamenco fusión, muy animado y alegre, idóneo para la noche de marcha", comentó Pablo Fernández, uno de los miembros de la banda granadina.

La celebración comenzará en torno a las 23.30 horas y se espera que la asistencia sea masiva. "Desde que se comenzó a celebrar la afluencia de público se ha multiplicado año tras año. Para todos ellos, el Ayuntamiento repartirá 4.000 bolsas de cotillón y 5.000 latas con doce uvas confitadas. Para entrar en calor, los presentes podrán contemplar el espectáculo de luz y sonido que el Ayuntamiento lleva realizando desde hace cuatro años. Será la empresa Proaudio la que se encargue del montaje que este año "hará referencia a acontecimientos que se han vivido en la ciudad", adelantó el edil, quien no quiso desvelar más sobre la temática.

Ahora bien, el momento más esperado comenzará a las 00.00 horas, cuando los badajos harán sonar las campanas a la misma vez que las docenas de uvas desaparecen de los recipientes. Además, de nuevo este año las personas sordas volverán a disfrutar del excitante momento, gracias a un sistema pionero en España, que fue instalado el pasado año. "El dispositivo consiste en un racimo del que se van descolgando las uvas con cada campanada", explicó García Montero.

Recuperados de la fugaz comilona, la empresa pirotécnica Martín encenderá el castillo de fuegos artificiales que iluminarán el cielo de la ciudad. Después los miles de granadinos podrán continuar la fiesta en la Plaza del Carmen y calles aledañas, amenizada durante más de una hora por la música mestiza de El Puchero del Hortelano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios