La Diputación y la Cámara buscan más apoyo empresarial para salvar los vuelos

  • Ninguno de los socios, a excepción de la Cámara de Comercio que duplicó su aportación, quiso ayer cubrir el vacío dejado por la capital · El acuerdo de mínimos sirve para mantener los vuelos en 2008

La reunión para salvar la crisis desatada por la renuncia del gobierno municipal de José Torres Hurtado (PP) a invertir más dinero en vuelos baratos no fue tan fructífera como esperaba el presidente de la Diputación de Granada, Antonio Martínez Caler.

Después de hora y media de reunión -a la que no asistió ningún representante del Ayuntamiento de Granada-, ninguna de las instituciones públicas y entidades empresariales y financieras que colaboran en el acuerdo publicitario para abrir rutas aéreas nacionales e internacionales con el aeropuerto granadino, quiso comprometerse a asumir el 15 por ciento que resta tras el vacío dejado por la capital y después de que la Cámara de Comercio anunciara que cubría otro 5 por ciento.

A la cita asistieron, además de Martínez Caler, el presidente de la Diputación de Jaén, la diputada de Turismo de Jaén y representantes del empresariado jiennense, de CajaGranada, CajaRural, la Confederación Granadina de Empresarios, la Cámara de Comercio, Cetursa y la Federación de Hostelería.

El rostro cariacontecido de Antonio Martínez Caler durante la rueda de prensa que se celebró tras la reunión, dejaba entrever cierta decepción. Su presencia y la del resto de socios se forzó para trasladar "tranquilidad" al sector de las aerolíneas que ya han mostrado en privado su "preocupación" por la marcha de la capital. Las primeras palabras de Martínez Caler iban en esa dirección: "El alcalde ha conseguido algo que no había previsto: hacer una piña en torno al impulso del desarrollo turístico", apuntó.

La idea de partida fue que entre todos asumieran la parte con la que venía contribuyendo el Ayuntamiento de Granada -un 20 por ciento que se traducía en 186.000 euros al año- pero la falta de consenso abrió la puerta a la posibilidad de invitar a nuevos socios. "Tienen cabida muchos empresarios que están fuera y estoy convencido de que se sumarán", aseguró el presidente.

El encargo se realizará a través de la Cámara de Comercio, cuyo presidente Javier Jiménez Ortiz subrayó la necesidad de "tirar hacia delante con el proyecto". No quiso entrar al trapo con el alcalde, que por la mañana consideraba el mantenimiento de los vuelos una "responsabilidad empresarial". "Es un proyecto marcadamente empresarial -reconoció Jiménez- pero también de interés público y cualquier ayuda de la administración es bienvenida".

Los actuales socios al menos se comprometieron a mantener el actual acuerdo que fijaba en un principio el presupuesto de 2008 en 1,4 millones de euros pero con la salida de la capital se reduce a 1,3 millones a la espera de la llegada de nuevos socios privados. Más allá de 2008 la posibilidad de contar con vuelos baratos desde Granada resulta a día de hoy un enigma.

La disposición de la Diputación de Granada es "mantener de forma indefinida" el acuerdo con las aerolíneas Ryanair y Vueling "mientras sea rentable para la provincia", aunque Martínez Caler reconoció que "es razonable que los empresarios se planteen que su aportación no puede ser eterna". La compañía irlandesa había pedido para hoy una reunión con los representantes de la institución provincial, pero se ha pospuesto por la gala de nombramientos y distinciones que concede la Diputación. Martínez Caler también está a la espera de hablar con el nuevo presiente de Vueling, el ex ministro del PP Josep Piqué, a quien preguntará si está dispuesto a mantener las rutas actuales sin dinero de publicidad por medio para que "se apunte un tanto el alcalde", ironizó el presidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios