La Diputación embalará la obra de Guerrero en una semana si no hay acuerdo

  • La institución provincial da un ultimátum a los herederos para aceptar sus últimas propuestas y anuncia que en caso contrario procederá a empaquetar el legado del pintor y lo devolverá "en el lugar y a la persona que se nos indique"

Comentarios 3

Los 60 cuadros del pintor granadino José Guerrero están a punto de traspasar el umbral del centro de la calle Oficios. Pero por la puerta de salida. La Diputación de Granada ha puesto como fecha límite el 15 de septiembre para llegar a un acuerdo con la familia del pintor para la continuidad definitiva del legado. "En caso contrario entenderemos la fecha indicada como la de finalización del anterior comodato y procederemos a la preparación del embalaje y seguridad del fondo para su devolución en el lugar y a la persona que nos indique", tal y como se detalla en la carta enviada ayer por la Diputación a los abogados de la familia Guerrero.

La diputada de Cultura, María Asunción Pérez Cotarelo, ofreció ayer una rueda de prensa para explicar los detalles del ultimátum y de las negociaciones que comenzaron el 11 de mayo de 2009 y que definitivamente han llegado a un punto sin retorno. "Las conversaciones se están dilatando de manera artificial", explicó la diputada al comienzo de su intervención. "Hemos realizado más que sustantivos acercamientos y cesiones para poder alcanzar un acuerdo satisfactorio, que culminamos con un paso que yo pensé nunca llegaríamos a dar, aceptar que la cesión -no donación- de la obra se haga a la Fundación, por crear conjuntamente, en lugar de a la Diputación de Granada".

En este sentido, la institución provincial puso como "cuestiones mínimas e irreemplazables" poseer mayoría simple en el órgano rector de la nueva Fundación -el 51%- y el compromiso de la familia de mantener los cuadros de José Guerrero, como mínimo, hasta finales de 2011. "Este punto es innegociable porque imagínense que la Fundación aprueba un presupuesto de 10 millones de euros".

La segunda opción propone a la familia que estudie la posibilidad de constituir una Fundación privada en la que la Diputación participara con la cesión del edificio que alberga el actual Centro José Guerrero, y en la que la institución provincial "estudiará alguna aportación de colaboración financiera para el desarrollo de alguna de sus actividades".

Sin embargo, los herederos del pintor se mantienen firmes en exigir que el Ministerio de Cultura, Consejería de Cultura y Universidad de Granada se integren en la nueva Fundación antes del 31 de marzo. "En caso contrario se llevarían la colección de arte contemporáneo de la sede de la calle Oficios", según explicó la diputada, que hizo hincapié en la premura de tiempo para cerrar estos acuerdos, "sobre todo con vistas a las elecciones municipales que se avecinan y los traqueteos que conlleva".

Precisamente, este punto es uno de los principales argumentos de Diputación para su ultimátum, ya que según explicó la Pérez Cotarelo, la Diputación no puede cerrar las partidas presupuestarias de 2011 para el funcionamiento del Centro Guerrero y sus actividades paralelas "sin tener la certeza cuando menos de la permanencia de la colección durante esta anualidad". La diputada, que dijo desconocer cuál podrá ser el destino final del legado del pintor, defendió la labor de la institución en la negociación y avanzó que, de acabar las negociaciones finalmente con la marcha del legado del pintor, la Diputación no descarta continuar con su proyecto de Fundación de Arte Contemporáneo, origen del desencuentro de ambas partes. Por su parte, el director del área de Cultura, Jorge López, también afirmó que la Diputación no puede vivir en esta "incertidumbre" pese a que recientemente aseguró en los actos de presentación del X aniversario del centro que las negociaciones iban por buen camino.

Con este 'golpetazo' en la mesa de la Diputación parece que a la familia sólo le queda designar la forma y el lugar para la devolución de los cuadros que se encontraban en situación de 'alegalidad' al expirar el pasado 31 de diciembre el comodato por el que la familia cedía las obras al centro de la calle Oficios, que perderá su nombre y apellidos de concretarse el divorcio.

La versión de la familia y de sus abogados llegará en los próximos días ya que ayer declinaron responder al ser consultados por este periódico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios